La canonización de Messi

La canonización de Messi

Los grandes organismos, Blatter y Platini incluidos, acudieron esta mañana a canonizar a Lionel Messi. Concediendo un cuarto Balón de Oroconsecutivo el poder del futbol disecó a Pelé y Maradona, dos figuras que ahora existen en YouTube, de vez en cuando nos acercaremos al mausoleo digital a visitarlos. La ventaja de la tecnología es que hace menos olvidables a los mitos, ayuda a convivir con ellos en el tiempo, están al alcance de la mano. A partir de aquí las nuevas generaciones tendrán que recurrir a Wikipedia para saber quiénes fueron estos monstruos, los últimos reyes que hoy amanecieron lejanos, más históricos aun porque Messi arrebató el futuro, es el futbolista que conviene a todos. Al aficionado, patrocinadores, directivos, instituciones y medios impulsados por la explosión de las redes sociales. El mensaje es muy claro: sencillez, humildad, fraternidad. Un nuevo concepto de liderazgo en el futbol mundial avalado por la mayoría. Una sociedad fría, utilitaria y violenta lo que menos necesita es un futbolista egoísta, escandaloso, de látex y acero inoxidable. El súperheroe moderno tiene el tamaño de una pulga o bien, pudo tener el rostro pálido e introvertido con el frágil cuerpo de Iniesta, otro personaje cuajado en equipo con gran sentido de responsabilidad social. A los incuestionables méritos futbolísticos de Messi se agregan todos esos valores por los que responde el deporte. No se está premiando tan solo al futbolista, es el deportista con todo lo que representa quien se lleva el reconocimiento. Al final del día queda nostalgia, quienes vieron jugar a Pelé y quienes pesamos que jamás veríamos algo superior a Maradona nos estamos haciendo viejos. Messi ha enterrado nuestra época.

Josè Ramòn Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario