La dependencia de Andrés Iniesta

La dependencia de Andrés Iniesta

Barcelona es sitiada, 28 cañones de bronce llegados de Madrid consiguen abrir un boquete a la muralla por donde entran las tropas de Felipe V, Rey de Nápoles, Sicilia y Cerdeña, Duque de Anjou y Milán, soberano de los Países Bajos, nieto de Luis XIV y Rey de España, formada por los Reinos de Castilla y Navarra, partidarios de Los Borbones, y por el Reino de Aragón, contrario a su dinastía. El 11 de septiembre de 1714 cae Barcelona, terminaba la Guerra de Sucesión (al Trono), con victoria de las tropas borbónicas y Cataluña es anexada administrativamente a la Corona Española, perdiendo los fueros políticos, militares y sobre todo, fiscales. Barcelona la última frontera aragonesa jura ahí su eterna protesta. Cada 11 de septiembre convoca pública o clandestinamente (en épocas del General Francisco Franco), a la Diada, día Nacional de Cataluña, alrededor de la Iglesia de Santa María, la vieja Catedral del Mar. La de ayer, fue la más aparatosa en 200 años. Barcelona aprovecha para exigir un pacto fiscal. Hasta hoy el independentismo catalán era desinflable; hinchado por su idioma, himno, bandera y un grandioso equipo de futbol. El Barça que vestirá como uniforme la Senyera (bandera Catalana a rayas amarillas y rojas), sirve como aparato de promoción. Guardiola hablando de su país, “Catalonia is not Spain” o “Catalunya, nou Estat d’Euroa”, son mensajes típicos en las gradas del Camp Nou. Entre españoles y catalanes debe darse por primera vez en 200 años un diálogo razonable, casi científico sobre una seria posibilidad de separación, pero sin utilizar el término independentismo como capital económico y político en ambas partes. Dado esto, entonces que decidan a quién pertenece el futbol del manchego Andrés Iniesta.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario