Guía básica para no perderse en el Grito mexicano

La noche del 15 de septiembre México se convierte en una enorme fiesta teñida de verde, blanco y rojo. Hace 202 años que el país inició su camino a la independencia de los españoles y esta tradición que condensa toda la mexicanidad. Te damos algunas claves para que no desentones si es tu primera vez.

Zocalo

El mes patrio

La independencia de un país es un hecho lo suficientemente importante como para que no baste un día o una semana de celebración. En México, septiembre se ha declarado mes patrio. Para crear ambiente las tiendas, bares, edificios oficiales y plazas públicas se visten con adornos de la ‘tri’, la bandera tricolor. En las calles de casi todas las ciudades pueden encontrarse puestos con trompetas, collares y adornos varios para engalanarse en verde, blanco y rojo. Los balcones de las casas lucen banderas en las que se lee ¡Viva México! y los taxis llevan banderines. Todo es poco para mantener alto el orgullo nacional de 120 millones de personas durante 30 días.

Miguel Hidalgo

Este sacerdote no sabía las consecuencias que tendría la llamada a la insurgencia que realizó un día de septiembre de 1810 en la localidad de Dolores, en el Estado de Guanajuato. En el comienzo no se hablaba de Independencia pero el levantamiento derivó en una guerra que supuso la separación del país del imperio español. El acta de independencia de México se firmó en 1821.

El retrato del cura Hidalgo, con sus pobladas cejas y su particular combinación de calva y melena larga, está grabado en la memoria de los mexicanos y estos días puede verse en banderolas junto al resto de “los héroes que nos dieron patria”, como dice el Grito actual. En él se recuerda a Hidalgo, José María Morelos, Josefa Ortiz de Domínguez, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Matamoros.Hidalgo lanzó su proclama en la mañana del día 16 de septiembre pero no se sabe exactamente por qué – tal vez porque a una celebración de esta magnitud le pega más la noche y los fuegos artificiales – el Grito se pasó a la noche del 15. Para el 16 – el verdadero día feriado – se guarda el desfile del Ejército.

Gachupines

Todo acto épico necesita de un rival al que vencer. No podemos olvidar que el objetivo era librarse de la autoridad virreinal así que sí, los ‘malos’ eran los españoles. El término gachupines es una expresión que servía durante la época de la Revolución – y que aún puede escucharse en México – para designar a los españoles con cierto tono peyorativo. Algunos historiadores atribuyen las palabras “mueran los gachupines” a Miguel Hidalgo aunque también hay otros estudiosos que aseguran que el sacerdote acompañó el Grito de Dolores de un “‘¡Viva Fernando VII!, ¡viva América y muera el mal gobierno!” puesto que en esos momentos España se encontraba bajo el control de Napoleón. Si estos días escuchas gritos de “vamos por los gachupines” no te asustes, es parte de la tradición.

NogadaChiles en nogada de la Hostería de Santo Domingo

Chiles en nogada

Si los colores de la tricolor llegan a todos los puntos de la República, la comida no podía quedarse al margen. Hay un plato estrella para conmemorar la Independencia que junta el rojo, verde y blanco de la bandera mexicana: los chiles en nogada. El verde lo pone el chile poblano -que está relleno de carne y fruta- cubierto por una salsa blanca llamada nogada y que se prepara con nuez de Castilla. Todo decorado con perejil (verde) y granada (roja).

Los chiles en nogada son el platillo estrella del mes patrio y no pueden faltar en ninguna mesa el 15 de septiembre, puesto que la mayoría de los mexicanos tienen la tradición de celebrar una especie de merienda-cena con familiares y amigos antes de echarse a la calle para escuchar el Grito. En esas mesas seguro que también habrá pozole- una especie de sopa con maíz y carne -, frijoles y chancho (cerdo).

Hace semanas que los restaurantes ofrecen chiles en nogada, un plato que solo se prepara en estas fechas. Para aquellos que viajen a la capital en otra época y no se los quieran perder, siempre quedará la Hostería de Santo Domingo (calle Belisario Domínguez, 70-72. Colonia Centro) donde desde 1860 se venden enormes chiles en nogada en cualquier momento del año.

Las ‘chelas’ (cervezas), el tequila y el mezcal se dan por descontados en todas las celebraciones de estos días. Y el Omeprazol del día siguiente, también.

Las 23.00 horas

A esa hora comienzan los 10 minutos más esperados del año. En una secuencia perfectamente planificada, marcada por el protocolo y donde no hay lugar al ‘ahorita’ mexicano, los representantes de los distintos niveles del Gobierno – jefes de las delegaciones, presidentes municipales, gobernadores de los Estados y presidente de la República así como los embajadores en las legaciones en el extranjero – se disponen a lanzar EL GRITO. El Zócalo de Ciudad de México es el lugar más concurrido pero cualquier plaza vale para montar la fiesta. En la representación entran en juego una bandera, una campana y el himno nacional pero lo importante son esos diez ‘vivas’ a los que los mexicanos responden como una letanía desde cualquier punto del país:

¡Mexicanos!

¡Vivan los héroes que nos dieron patria!

¡Víva Hidalgo!

¡Viva Morelos!

¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!

¡Viva Allende!

¡Vivan Aldama y Matamoros!

¡Viva la independencia nacional!

¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!

Por supuesto, nada tiene que ver este grito con el que lanzó Hidalgo hace ya 202 años. A partir de este momento se acabó el protocolo y las guías para sobrevivir al Grito dejan de ser útiles.

http://blogs.elpais.com/periscopio-chilango

Deja un comentario