Un gran tipo llamado Andrés Iniesta

 Un gran tipo llamado Andrés Iniesta

La elección de Andrés Iniesta, ayer en Mónaco, como el mejor jugador del futbol europeo durante la temporada 2011-2012, me parece de las cosas más justas que se han registrado en los últimos tiempos. Ya era hora de que este extraordinario jugador obtuviera un reconocimiento personal de este tamaño.

Qué importa que haya ganado por apenas dos votos (obtuvo la preferencia de 19 de los 53 periodistas que fueron seleccionados para determinar el premio), a Lionel Messi y a Cristiano Ronaldo, que terminaron empatados con 17.

Lo fundamental es el resultado de la votación y lo que esta implica pues Andrés, sin contar con los reflectores del argentino y el portugués, ha sido uno de los personajes más influyentes del futbol mundial.

El manchego fue fundamental para su selección en la obtención de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 y jugó un destacado papel en los títulos europeos de la roja en 2008 y en 2012. Seguramente este último título, es el que pesó para ganar este gran premio, entregado por el presidente de la Unión Europea de Futbol, el francés Michel Platini.

Sin duda alguna en esos 19 periodistas que votaron por él, pesó también la trayectoria de Iniesta con el Barcelona de los últimos años. Con su club ha ganado todo lo que se puede ganar, aunque en la última campaña sólo hayan obtenido la Copa del Rey. Y pesó por supuesto el que casi todos los premios individuales siempre los ganan Messi y Cristiano.

A mí me parece una estupenda noticia pues al premiar a Iniesta se reconoce el talento, la entrega, el sentido de juego colectivo puesto al servicio de la individualidad.

Me encantó además el cuadro o la foto que enmarcó este momento: un Messi feliz y hasta emocionado por su la suerte de su compañero de equipo y un Cristiano Ronaldo con la cara descompuesta, entre desconcertado y molesto.

Y el discurso de Andrés, reconociendo la calidad de sus “rivales” de noche, primero que nada y luego agradeciendo a sus compañeros del Barça y de la selección.

Rafael Ocampo/mileniodiario

Deja un comentario