Si no gana AMLO, guerra

Si no gana AMLO, guerra

Buenas noticias para el PAN: las izquierdas están haciendo todo lo humanamente posible para ganarse el odio colectivo. Por tanto, si se mueven, no solo van a poder recuperar el terreno perdido, hasta le van a poder meter una zancadilla al PRI.

¿Y cómo es que las izquierdas se están ganando nuestro odio? Con sus ocurrencias como la del estallido social.

Como usted sabe, en días pasado, Jesús Zambrano se aventó la puntada de decir que si el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no anulaba las recientes elecciones presidenciales no iba a descartar un estallido social.

Dicho en otras palabras, amenazó a la autoridad con iniciar una guerra si no le entregaban las Presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador.

¡No, pues qué democrático nos salió el señor Zambrano! ¿A qué no dijo lo mismo de la elección para jefe de Gobierno de la Ciudad de México? Ésa sí estuvo perfecta, ahí sí no hubo irregularidades.

Quién sabe cómo le hicieron los chilangos para dejarse comprar por Soriana y manipular por Televisa nada más con Enrique Peña Nieto y no con Beatriz Paredes.

Pero, al parecer, una entidad macabra se les metió en el cerebro y los hizo votar en completa transparencia y con el máximo apego a la justicia para darle la victoria a Miguel Ángel Mancera y todo lo contrario por el candidato del PRI.

¡Qué talento el de “la mafia”! Qué se me hace que ya no es “mafia”, que ya es el mismísimo diablo porque, oiga, eso de saber cometer un fraude nomás en contra de un candidato teniendo tantas boletas enfrente, tiene su chiste. ¿A poco no?

Me hubiera encantado ver la cara de esas millones de familias aterrorizadas por la guerra en contra del crimen organizado escuchando a Jesús Zambrano diciéndoles que la solución a sus problemas iba a estar en otra guerra.

Me hubiera encantado ver la cara de esas miles de personas que se la han pasado colgando letreros de “No más sangre” escuchando a ese personaje diciéndoles que la respuesta a todas sus inquietudes iba a estar en más derramamientos de sangre.

¿Ahora entiende cuando le digo que las izquierdas van que vuelan para ganarse el odio de todos? ¡Hasta podrían perder la Ciudad de México si no se detienen!

Los mexicanos queremos paz, queremos tranquilidad, queremos volver a disfrutar de la vida. Si no supieron entenderlo a través de los resultados de las elecciones, es porque están ciegos.

Su candidato a la Presidencia de la República perdió porque era malo, un día nos hablaba de amor y al otro, de odio, porque a millones de personas les daba miedo y con todo esto que está pasando, peor.

Solo la declaración del secretario de Economía supera, en aberración, la del estallido social de Jesús Zambrano.

Se necesita ser muy insensible para ofender a un pueblo que ha sufrido tanto con el tema de la violencia, como el nuestro, amenazándolo con inyectarle más violencia si no le entregan Los Pinos a Andrés Manuel López Obrador.

Además de que es completamente ridículo anunciar con bombo y platillos un estallido social.

Ya parece que un grupo armado le va a avisar a sus enemigos que se va a levantar en armas para tomar el Palacio Nacional.

¿Sí, para qué? ¿Para que les manden al ejército y los repriman? ¿Para que los detengan antes de que puedan poner un pie en el Zócalo?

Ya me imagino lo que hubiera pasado en Chiapas si, antes del 1 de enero de 1994, el subcomandante Marcos hubiera convocado a la prensa para avisarle de todo lo que iba a pasar. ¡Corriendo los iban a dejar! ¡Sí, cómo no!

Para que vea el nivel con el que se están manejando las cosas en este país, aunque, claro, con tantos animalitos que se están utilizando como prueba de que El Peje debería ser nuestro próximo presidente, ya nada nos debería de sorprender.

¿En qué va a acabar esto? En una desbandada monumental hacia todo lo que tenga qué ver con las izquierdas, a problemas hacia el interior de sus alianzas, hacia el peor de los silencios por parte de los medios de comunicación.

Porque ver esta clase de payasadas una vez, es chistoso, pero todo el tiempo, es patético, deja de ser nota, y qué pena, insisto, porque si algo tienen las izquierdas es gente valiosa que nos podría ofrecer ese “cambio verdadero” que el señor López Obrador tanto nos prometió y que cada día parece estar más lejano. ¿O usted qué opina?

Alvaro Cueva/mileniodiario

Deja un comentario