México: que el Brasil te odie

 México: que el Brasil te odie

Comienzan a ser habituales los México vs Brasil, construir rivalidades así es una inversión, a la larga éste será el capital histórico de la selección. El brasileño dejó de ver al mexicano como fiel hermano, ahora parece que la relación es incómoda, meterse en la memoria del Scratch como enemigo conviene, genera respeto, crea fama. Al margen del éxito y la medalla asegurada en un torneo olímpico de bajísima calidad, quizá el peor de los últimos 20 años, México tiene enfrente la oportunidad de su vida, evitar que Brasil gane el único título que le falta (oro olímpico), sería una gran razón para desatar por fin una competencia continental entre los gigantes del Sur y los nuevos caudillos del Norte. La selección necesita que los grandes la tengan en mente como un equipo de respeto. La final de Londres 2012 debe ser tomada como el juego de mayor relevancia desde aquel Argentina (2) vs México (1) en Copa América del 93. Esa final, aunque perdida, dejó una huella en los argentinos que desde entonces y con el paso de los Mundiales (Alemania, Sudáfrica), intentan evitar. Jugar contra México es complicado, aunque todavía no ha llegado el día de la victoria importante sobre alguno de estos dos países. A mí, la Copa Confederaciones ganada en el Azteca no me vale, sigue siendo un título menor en un escenario acolchonado por la FIFA. Éste, el oro olímpico, frente a un Brasil que en los próximos cuatro años recibirá el Mundial y los Juegos, empezaría a levantar un patrimonio nacional e internacional al que ya podría exigírsele dividendos a mediano plazo. El gran premio al buen trabajo de México en un torneo muy lejano a la real competencia olímpica en otros deportes, es el partido contra Brasil, una oportunidad para existir.

 José Ramón Fernandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario