Londres 2012: Inspiró una generación

Londres 2012: Inspiró una generación

Ahora somos cuatro años más viejos, nosotros, incapaces de romper el tiempo, cambiarlo o detenerlo, tenemos que sufrir su inevitable paso, el olvido. Ellos no, los atletas; a quienes los Juegos Olímpicos ofrecen vida eterna. Esta noche son imágenes, momentos. El verdadero poder para vencer al tiempo está en la memoria, es lo que nos queda, vivir por el recuerdo. De Londres 2012 y sus hombres inmortales se hablará siempre. Porque a Michael Phelps nunca volveremos a verlo y sabemos que las piernas de Usain Bolt pronto empezarán a oxidarse. Arrancamos la historia hablando de ellos, sin defraudar a nadie nos demostraron que representan con honor nuestra especie, son lo más cercano al ejemplo que el planeta necesita, durante 15 días asumieron cabalmente el papel de líderes de carne y hueso, sin discursos ni promesas. A partir de hoy están hechos de ese material que nos arruga, están hechos de tiempo. Y así, con Phelps y Bolt como representantes, el espíritu olímpico que tan difícil es encontrar a diario, contagia al resto. México se lleva de aquí una buena oportunidad para creer, esta vez la inspiración llegó uniformada como un equipo de futbol, que no es el deporte más seguido, sino el mensaje mejor escuchado. El oro de la selección nacional venciendo a Brasil deja una enorme responsabilidad al futuro. Es la primera piedra de una cultura. Esa que tantas veces hemos prometido a las nuevas generaciones y que tantas veces, hemos incumplido. Agradezcamos a los Juegos Olímpicos el sitio que a México y su gran pasión nacional han hecho en el tiempo, de alguna forma fuimos contagiados, no perdamos el inmortal virus del triunfo, en la época de Phelps y Bolt hoy tenemos un recuerdo propio, que nada nos haga olvidarlos.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario