Josefina

Mientras hacían el amor se despistó y la llamó “Josefina”. Al instante sintió pánico: ahora le descubriría, se daría cuenta de que tenía una amante.

Pero ella se limitó a exigir: “¡Sigue, sigue, no te pares, Napoleón!”

Adrián San Juan

Deja un comentario