Javier Sicilia y Bob Dylan marchando por Estados Unidos

Javier Sicilia y Bob Dylan marchando por Estados Unidos

Ayer, en el extremo poniente de México y Estados Unidos, cruzó la frontera Javier Sicilia al frente de su caravana por la paz. Emprenderá camino largo hacia la capital política de Estados Unidos, Washington, adonde pretende llegar el 10 de septiembre, después de haber visitado más de 20 ciudades de la unión americana.

Pasará del glamour de una recepción con el alcalde de Los Ángeles y los cineastas y actores mexicanos que viven en Hollywood, a la hostilidad del gobierno de Arizona, a celebraciones multitudinarias en Texas. Dos meses se pasó preparando esta nueva caravana Sicilia. Lo acompañan a lo largo del trayecto víctimas de la guerra contra el crimen organizado y lo cobijan decenas de organizaciones no gubernamentales estadunidenses.

Lo seguirá el infernal calor de agosto en Estados Unidos.

Regresa el movimiento a las planas de los diarios después de meses en que lo electoral puso en páginas interiores la violencia que, por cierto, no cesa. A lo más, se ha estabilizado en números trágicos. Cito el último informe de Eduardo Guerrero: “A nivel nacional, la violencia se mantuvo estable (apenas aumentó 3 por ciento respecto a junio). Chihuahua es el estado en el que se han registrado más ejecuciones en lo que va de 2012. Le sigue Sinaloa, Guerrero, Nuevo León, Jalisco y Coahuila. En estos estados, a excepción de Coahuila y Sinaloa, en julio se registraron aumentos en el número de ejecuciones respecto al mes anterior”.

Vi a Javier el viernes pasado, unas horas antes de que volara a Tijuana.

Sabe del riesgo de recorrer un país tan grande como el vecino, distraído con campañas, él hablando de un problema —el de los muertos, el de los desaparecidos— que no es el de los americanos. Y se ha planteado un reto: llegar a los medios en inglés para que lo escuchen aquellos que consumen drogas desde la comodidad de su hogar, que defienden el derecho a comprar cualquier arma, a cualquier precio, en cualquier momento.

“No vamos a ir a discutir su segunda enmienda (la que prevé la libertad de tener armas). Pero sí sabemos, y lo diremos, que la segunda enmienda permite tener una pistola para defenderse, no un cañón de destrucción masiva”.

Sobre todo, dice Javier, le interesa advertir en el otro lado “cómo es que esta locura: la guerra contra las drogas, la proliferación de armas, la violencia; lo que está destrozando es el gran invento de los americanos para el mundo: la democracia”.

En un texto en inglés para The Huffington Post explicando el sentido de la caravana en Estados Unidos, Sicilia eligió citar un verso de otro poeta, Bob Dylan:

He estado en el fondo de un mundo lleno de mentiras / no busco nada en los ojos de nadie / A veces mi carga parece más de lo que puedo soportar / No es de noche todavía, pero ya está oscureciendo.

En la canción, recuerda Sicilia, Dylan advierte que aún no cae la noche, aún no está todo oscuro. A pesar de todo, hay algo por hacer.

Con Dylan de soundtrack marchará Javier Sicilia haciendo esa advertencia al país del que vienen el dinero y las armas que aquí se convierten en corrupción, impunidad y muerte.

Hoy a las 21:30, En 15 la conversación con Javier Sicilia y Brisa Solís sobre la caravana en EUA, por MILENIO Televisión.

La canción de Dylan aquí: http://www.bobdylan.com/us/songs/not-dark-yet.

Carlos Puig/mileniodiario

Deja un comentario