Clásicos españoles en versión ‘guiri’

Por: Mikel López Iturriaga

Viva paella
Paella japo-andaluza.

¿Estás convencido de que este país es el hazmerreír del mundo? ¿Te avergüenza compartir nacionalidad con los caraduras que han causado esta crisis? ¿Sientes escalofríos pensando en lo que dirán por ahí del aeropuerto de Castellón, el farlopero de los EREs o el yernísimo del Rey?

Cumpliendo una función social, El Comidista está aquí para levantarte el ánimo e informarte de que, a pesar de todo, el mundo ha querido, quiere y querrá a España. Como prueba de ese amor, algunas empresas de alimentación extranjeras llevan años esforzándose en replicar nuestros platos y bebidas  clásicas para ofrecérselas a un público ávido de recordarlas o de probarlas. Ahora bien, hay cariños que matan, y a veces las versiones no son, digamos, muy canónicas.

A continuación te ofrecemos una pequeña recopilación de las mejores adaptaciones guiris de comida cañí. Después de verla te sentirás más tranquilo: cuando España alcance el 100% de paro y tengamos que emigrar, ¡no echaremos de menos ninguna de nuestras comidas favoritas!

Tortilla de chorizo australiana

O mejor dicho, “tortilla Barcelona”, que así se llama este invento que McDonald’s vende en Australia con motivo de los Juegos Olímpicos. Todos sabemos que la tortilla de chorizo es típica de Cataluña, sobre todo cuando lleva encima bacon, queso y una salsa de tomate similar al ketchup.

Sangría de origen desconocido

Desde hace más de 40 años, la sangría es el néctar que liban los guiris cuando campan por la piel de toro. De las numerosas versiones envasadas infectas del combinado que se venden allende nuestras fronteras (igual de infectas que las patrias, todo hay que decirlo), nos quedamos sin dudarlo con la sangría Olé: este transgresor anuncio, capaz de mezclar tercera edad, travestismo y escatología, es too much.

Sangría ecuatoriana

¿Cómo incluir frutas en una sangría envasada sin que el vino acabe con ellas? Nuestros hermanos de Ecuador han encontrado la respuesta gracias a Fiesta Brava, una marca muy torera de la que me declaro fan absoluto (gracias a Mark Schuback por sugerir el anuncio en los comentarios).

Alioli noruego

Por insólito que nos parezca a los que nos sienta como una patada en los genitales, el alioli arrasa fuera de nuestras fronteras. La marca Mills vende en Noruega un preparado con este nombre, cuya relación con la emulsión original viene a ser la misma que la de un melocotón con un melocotón en almíbar. Una vez más, no podemos echarles nada en cara a nuestros hermanos del norte de Europa, cuando lo que se sirve en la mayoría de los restaurantes españoles es burda mayonesa con toneladas de ajo triturado.

Aceite de oliva polaco

Yo me quejaba siempre del sambenito de los toreros, las bailaoras y la fiesta. Hasta que vi este anuncio polaco de aceite de oliva. Al parecer el nuevo español es una especie de cantautor bajonero que toca la guitarra y va dando la paliza a la gente en sus casas. Yo, personalmente, prefiero las castañuelas.

Paella japonesa

Iniciamos la serie Paellas por el mundo con un viaje psicotrópico al país del sol naciente. Los autores de este anuncio retratan la paella como una especialidad andaluza, pero hay que disculparles el desliz: motivos geográficamente más correctos como unas falleras, unos ninots o Rita Barberá bailando la jota no habrían sido interpretados con facilidad en Japón.

Paella filipina

Si creías que con Paellador nuestro plato más famoso no podía caer más bajo, te equivocabas. San Marino te descubre la paella enlatada, una aberración que podría ser considerada delito en muchos lugares de la Comunidad Valenciana. El anuncio aprovecha el topicazo de la pasión española para aliñar el arroz con los kilos de almíbar imprescindibles en la publicidad asiática.

Paella francesa

El anuncio más contenido de la serie es el de la marca francesa Marie: moderno, bonito y correcto. Otro asunto es el contenido en sí de esta paella, con esas anillotas de chicle de calamar y el ubicuo chorizo, sin el que ningún plato español parece estar completo del todo.

Paella italiana

No sé si me paso de antropológico, pero viendo seguidos todos estos anuncios he llegado a la conclusión de que dicen más sobre los gustos en sus países de origen que sobre la comida española. La histeria pop japonesa, el sentido práctico escandinavo y la deshinibición australiana dan paso a la comedia picaruela en el spot italiano de la paella Findus. Ricca, ricca.

http://blogs.elpais.com/el-comidista

 

Deja un comentario