Sopa de tomate y parmesano

Por: Mikel López Iturriaga | 11 de julio de 2012

Sopa tomate queso albahaca
Fresca y deliciosa. / EL COMIDISTA

 

La sopa fría de hoy la probé por primera vez en la masía de unos amigos ingleses en la provincia de Girona. Su artífice es María, una fantástica cocinera que trabaja para ellos cuando tienen tropecientos invitados como yo gorroneando. Esta circunstancia se da con bastante frecuencia, puesto que la casa es chulísima y ellos, los anfitriones más generosos del planeta.

Me gustó porque no se trata de un gazpacho enguarrindongado con queso. Más bien estamos ante una sopa que presenta, en un formato diferente y muy veraniego, tres ingredientes que se llevan muy bien en todo tipo de platos: el tomate, el parmesano y la albahaca. La simplicidad de preparación es máxima, y el resultado, de lo más satisfactorio.

La guarnición que usó María fueron unas colas de gamba pasadas por la plancha, pero se le puede poner lo que se quiera: jamón, piñones… o nada. Lo más importante para que este plato brille es que el tomate no venga de algún invernadero alienígena, sino que haya sido criado por algún ser humano en la tierra y haya madurado al sol.

Dificultad

Para estúpidos.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 800 g de tomate maduro

  • 1/2 cebolla tierna

  • 1/2 ramita de apio

  • 200 ml de nata líquida ligera (18% de materia grasa)

  • 100 g de parmesano

  • 40 g de piñones

  • 3 o 4 ramas de albahaca

  • Aceite de oliva virgen extra

  • Azúcar

  • Sal

  • 12 colas de gambas (opcional)

Preparación

1. Triturar la albahaca con los piñones y el suficiente aceite de oliva como para que quede una especie de pesto muy líquido. Reservar.

2. Quitar la parte dura del tomate con un cuchillo. Picarlo y triturarlo bien con la cebolla tierna, el apio y una pizca de sal. Pasar por el colador chino, ajustar de sal, añadir una cucharadita de azúcar si está muy ácido y reservar en la nevera.

3. Rallar el parmesano. Calentar la nata y, sin que llegue a hervir, ir añadiéndole queso hasta que coja sabor a éste, pero sin que espese demasiado (puede que no sea necesario todo el queso). Dejar enfriar.

4. Si se van a usar, saltear las colas de gambas muy brevemente para que no queden secas.

5. Poner en los platos un fondo de crema de parmesano (unas tres o cuatro cucharadas). Colocar las gambas encima y cubrirlo todo con el tomate. Terminar con el aceite de albahaca y piñones, y servir.

http://blogs.elpais.com/el-comidista

Deja un comentario