Queridos nietos…

Queridos nietos...

Un triunfo de España condicionaría la relación con mis nietos, contaré que aquella noche de Kiev dividió el balón en dos épocas: Antes de España y Después de ella. Tomemos nota de lo que vamos a vivir, porque nuestros relatos cuando seamos viejos serán la historia moderna del futbol. Estamos a punto de heredar en vida. Del partido tengo una imagen melancólica, noventa minutos son muy pocos, así que mirémoslo despacio porque se irá rápido. Italia por reducción al absurdo, ha decidido ser menos italiana para seguir siendo Italia, la terca campeona. España con la misma lógica, quizá deba administrar su espíritu ofensivo con menos retórica y más sabiduría, convirtiendo el balón en el mecanismo defensivo más sofisticado del deporte desde la cortina de acero. Alejarlo de Pirlo y de De Rossi es obligatorio, sus botas son las causas para ganar el título; Balotelli y Cassano las consecuencias. Y el resto, Giovinco, Diamanti, Borini, o Marchisio… la raza. Desactivar ideas con neuronas; Xavi, Iniesta, Cesc, Silva, Alonso y Busquets son un circuito de inteligencia, la CIA del futbol mundial. Por primera vez en siglos un sistema defensivo no requiere una sola patada, la pureza que puede alcanzar el juego definirá científicamente al “Balompié”, un término inexacto hasta ayer. La Eurocopa será del equipo que mejor juegue, algo poco común en nuestros días. Cualquiera de los dos en poder de sus facultades mentales será un justo campeón. Pero en esto lleva ventaja España, su estilo de vida en los últimos cinco años, incluyendo 14 títulos del Barsa, alcanzó un estado de tradición. No el de Italia, aún fresco, y en el que todavía no confío del todo, porque ya sabemos, cuando se trata de una final los italianos son puro instinto ganador.

EUROZONA

Horas antes Italia y España bloquean Europa, rivales en el campo, socios en el banco. La final para Alemania, es políticamente incorrecta.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario