¿Qué hacemos con la democracia con capacidades diferentes?

¿Qué hacemos con la democracia con capacidades diferentes?

En medio del espectáculo apocalíptico-maya-poselectoral, con la cortina de humo del gobierno mexicano que al firmar el #ACTA casi ni contribuye al sospechosismo, la pregunta parece ser de sencilla respuesta: ¿qué hacemos con la folclórica, mafufa y alucinante democracia mexicana? Perfeccionarla. Sí, claro, pero cómo, si ya vimos que ni el denodado esfuerzo de los diputeibols ni el sacrificio intelectual de la nueva bandaTimbirIFE pudieron con la paquetería electoral. Sobre todo cuando nos habían prometido un jardín de rosas y al final nos dejaron a merced de dos histerias y una abulia. Por un lado el amloísmo primitivo para el que no hay urna limpia, casilla inmaculada ni voto que no haya sido pasado por Soriana. Por el otro, los del PRIcámbrico temprano que viven en su mundo de caramelo donde los dinosaurios son buenos, los mapaches política ficción y la alquimia electoral es mero mito genial. Y en medio de los dos, los panistas abúlicos que siguen, como Chepina, de vacaciones.

Así, en estas festivas y anabólicas orgías de la lucha por el poder, a ninguno de los tres (sea desde la victimización triunfante, el triunfalismo con Alzheimer selectivo incluido, o el delirio de las indefiniciones) les da por obviar sus fundamentalismos y, para variar, hacer una escala técnica en la autocrítica. Si estás con ellos al borde de ser un talibán a la vista, eres un ejemplo. Si rompes sus esquemas, eres un miserable, un canalla y un mal mexicano.

Como quiera que sea, ya no podemos esperar cada seis años para darle su chaineada leve a nuestra democracia con ojetivos cuando ya deberíamos de estar implementando un DN-3. Digo, si se sigue repitiendo el mismo sketch para 2018, nos van a empezar a cobrar derechos de autor.

Aunque sabemos que será complicado quitarle las rebabas, darle su manita de gato a la democracia mexicana, habría que comenzar por darle una limpia cabrona con todos los instrumentos sanitarios disponibles… pero en Catemaco, allí donde los brujos más perros hacen su nido. Terapia mística yerbosa a la que podemos adicionar con una liposucción onda Lucha Villa y una extracción fitosanitaria como a las pompis de la Guzmán.

Invalidar de elección es lo de menos, hay que exorcizarla.

Jairo Calixto Albarran/mileniodiario

Deja un comentario