El idealismo Nasa

Por: María Teresa Ronderos | 16 de julio de 2012

 

Nasa desmontan base policial

Desde los tiempos bíblicos de David y Goliat, emociona cuando un pequeño desafía a un gigante. En elcaso de losindígenas Nasa que habitan en Cauca, al sur de Colombia, no es un gigante sino dos los desafiados. Con su idealismo quedo, su dignidad reposada por medio milenio de sufrimientos, los Nasa salieron a desmontar las bases de guerra de la policía.También salieron a buscar a las guerrillas de las Farc para desmontar sus puntos de ataque y decirles que se vayan de su territorio, queestán cansados de esta guerra ajena, que el Estado dice pelear para protegerlos, y las guerrillas, para liberarlos.

 (Ver video donde cuentan su historia)

“Si todos los recursos que el Gobierno está malgastando en mantener unas fuerzas armadas que solo traen devastación y muerte se destinaran, bajo el control y orientación autónoma de las comunidades para fortalecer nuestros planes de vida, una proporción mínima de lo que ahora solo causa dolor y miseria, bastaría para consolidar a la Guardia Indígena en este propósito. Ello impone una condición por la que venimos luchando desde hace más de 500 años: el respeto a nuestra autodeterminación”, dijeron en un comunicado esta semana los Nasa.

Para los que no están familiarizados, el pueblo originario Nasa no está improvisando. Lleva años diciendo, advirtiendo, que la paz no se alcanza con guerra; que cuando Ejército y Policía se instalan entre los suyos, los convierten en blanco de los cilindros explosivos de las Farc; y cuando las Farc meten a la fuerza guerrilleros vestidos de civil entre sus casas, se vuelven sospechosos a ojos del Estado.

Su única fuerza es la Guardia Indígena de miles de sus integrantes, armada de bastones y de paz, desarmada de fuego. Así, van en masa a un campamento guerrillero a arrebatarles a las Farc un secuestrado y han hecho mingas (trabajos colectivos) simultáneas para erradicar manualmente la coca. Son ellos quizás los únicos colombianos que han sabido enfrentar el narcotráfico con un discurso cultural potente.

“Si el gobierno con todo su armamento no ha podido controlar el territorio, lo tenemos que hacer nosotros”, dijo Feliciano Valencia, el líder más notorio del movimiento de resistencia civil indígena, por decirlo más gráficamente, nuestro Gandhi. (Ver el video con su pensamiento)

Con esta frase da en el clavo: La guerra que se libra hoy en el territorio colombiano, a un gran costo en dinero, pero más doloroso aún, en vidas humanas, en sufrimiento y dolor de los soldados y policías que ponen el pecho, y de las miles de víctimas civiles, no está ganándose el territorio para la ley y la tranquilidad.

Tanto en el Cauca, como en las fronteras con Venezuela y con Ecuador, a donde acabo de estar, el Estado está en plena ofensiva contra las guerrillas y las bandas criminales. Pero, como me dijeron dos comandantes de policía y de ejército, casi con las misma palabras: por más batallas ganadas, no vamos La pobreza convive con la belleza en este rincon suroccidental de Colombiaa conquistar el territorio de verdad si la gente no tiene fuentes de empleo y la pobreza sigue extrema. 

Se supone que la estrategia oficial de la “consolidación”, incluye inversión social y apoyo al desarrollo, pero mientras se ve un soldado o un policía en cada cuadra, los médicos faltan, los trabajadores sociales escasean, y gente que entreviste que vive en una miseria que debería ser intolerable, me dijeron que aún no conocen a los funcionarios del orweliano Departamento de la Prosperidad Social.

Los Nasa están diciendo en voz alta lo que susurran miles de colombianos que están sintiendo la guerra entre sus casas. Es difícil que la mayoría que la ve en televisión y el alto gobierno que la conduce desde los escritorios, los escuche y los entienda. Pero su brega emociona porque es auténtica y valiente. Y lo más importante, porque nos traza una salida esperanzadora para empezar a enderezar este país, sin falsos triunfalismos: asumir una única postura ética contra la violencia y el delito, puede ser más poderoso para conseguir la paz que todos los cañones y las balas.

http://blogs.elpais.com/trova-paralela

 

Deja un comentario