Ave César

 Ave César

Alguna vez dijo Maradona que un portero jamás debería ganar un Balón de Oro, no se limitó a decirlo, se extendió con lujo de detalle argumentando que las manos no valen para jugar al futbol. Una declaración fantástica para alguien que marcó uno de los goles más famosos de la historia, con una mano. De su opinión y la obtusa visión que sigue teniendo un lúgubre sector de especialistas surge un debate macabro: Los porteros no son jugadores de futbol, son otra cosa, no sé, quizá futbolistas con manos. La polémica apunta con el dedo a Íker Casillas, del que corren tres fotografías con tres títulos monumentales por la red, y un vídeo, que en Italia ha causado conmoción. Ganaba España 4 a 0, se cumplían noventa y el central agregaba los minutos de rigor. Un castigo que sobraba en cualquier caso. Casillas aprovecha la inutilidad manifiesta de uno de los jueces a pie de meta (sólo Blatter y Platini no se han dado cuenta que no sirven para nada), y le pide que por respeto al rival acaben ya con el partido: “Referee… respect for the rival, please”, exige Casillas en un inglés informal. La imagen es recibida por los italianos de hoy igual que la entendían los romanos de ayer; en el Circo Máximo se pedía clemencia por los caídos en la arena, un gesto de nobleza: “Ave, Caesar, morituri te salutant… (Los que van a morir te saludan)”. Al espontáneo homenaje se ha sumado France Football, casi nadie, son los inventores del premio, y no tarda en exigirlo la Gazzeta dello Sport. Si la nota llega a esa portada será difícil detener el clamor en la prensa más seria, ni Messi o Cristiano podrían, esta vez no; y Casillas un futbolista que juega con las manos sería el gran favorito para ganar el Balón de Oro, sin pies.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario