NOSTALGIA

NOSTALGIA

Como lo hacía la ballena cuando engullía el cardumen, abrió la boca para intimidar a aquella enorme mano, pero el caballito de mar acabó en un cubo de plástico. Nadó en círculos como lo hacía el atún cuando tenía que resolver un problema, pero no halló la salida. Al caer en el interior de un acuario se quedó fascinado mirando a través del cristal, mientras un niño le apuntaba con el dedo. Luego ya no volvió a verlo, solo venía una señora con delantal a echarle comida. Decidió que aprendería a saltar, como lo hacía el delfín, para volver a casa cuanto antes.

Lo leí aquí: http://www.cartas-sin-sellos.com/BeatrizAlonso.htm

Deja un comentario