Las moscas

Las moscas

Hace unos días leí en EL PAÍS que, según un estudio publicado en Science, las moscas de la fruta macho se atiborran de alcohol después de ser rechazadas por hembras atractivas (confieso que el adjetivoatractivas me turbó: si hubieran sido feúchas, ¿les hubiera bastado con libar horchata? Y, por otro lado, ¿las moscas hembras eran abstemias o simplemente, como suele pasar, no habían centrado en ellas el estudio?). Lo primero que pensé, aparte de constatar una vez más la alucinante proximidad de las especies, es que las moscas de la fruta tienen suerte, porque sólo se embriagan por penas de amores. O sea, no necesitan darse a la cazalla porque el banco se ha quedado con su piso, porque sus ahorros se han esfumado en unos bonos basura o porque ven el porvenir más negro que la tinta. A los humanos, en cambio, todo esto también nos afecta muchísimo. Estamos deprimidos y jeringados.

¿O no? El sábado, mientras se abatían sobre nosotros los truenos del rescate, atravesé Madrid andando. Y fue como haber aterrizado en medio de una inmensa celebración, en unas multitudinarias bodas de Caná que hubieran convertido el agua de la crisis en alegre vino (por seguir con el tema del alcohol). Hervía el centro de la ciudad de vida y estallaba la primavera en el Retiro. Había músicos callejeros, jóvenes haciendo picnic en la hierba, familias enteras deglutiendo helados, padres arrullando a sus bebés, amos arrullando a sus perros, adolescentes arrullándose unos a otros envueltos en una nube incandescente de feromonas. No quiero sonar cursi, pero pocas veces he visto una tarde tan estruendosamente feliz. Y entonces pensé que tampoco somos tan distintos a las moscas en cuanto a lo que son nuestras prioridades. Hay otras cosas, además de las aterradoras noticias económicas. Pese a todo, lo importante es esta pequeña y densa vida.

Rosa Montero/elpais.es

Deja un comentario