‘Juego de Tronos’: ¿Hacia dónde va?

Por: Álvaro P. Ruiz de Elvira 

544999_10150871916087734_506726845_n
No habrá más Juego de Tronos hasta abril del año que viene. Suena duro para muchos, que tendrán que conformarse con las noticias del rodaje de la tercera temporada, los nombres de los actores de los nuevos personajes (sí, habrá más ) y leyendo este verano el quinto tomo de la saga de George R. R. Martin, Danza de dragones. Hace unos días terminó la emisión en Canal + de la segunda temporada, que nos ha dejado un sabor agridulce.

Como ya dijimos a principios de abril, la serie se ha independizado bastante de los libros, algo que en este blog defendemos. Adaptar miles de páginas a temporadas de diez capítulos es extremadamente difícil. Y libros con tantos personajes y tramas aún más. La serie tiene vida propia, y eso nos gusta. Pero aún así, estos diez capítulos han supuesto una sobrepoblación de personajes y tramas que han hecho que algunos de ellos aparezcan demasiado poco o que sus arcos argumentales hayan quedado flojos y mal explicados. Un ejemplo de esto último: todo lo que ocurre con Daenerys, los dragones y los Eternos en Qarth (no explico más, que muchos todavía no lo habéis visto). O el personaje de Brienne, que irá cobrando cada vez mayor importancia, se queda excesivamente diluido en su presentación.

Lo que cada vez tenemos más claro en este blog es que estamos ante una serie para disfrutar y olvidar que es de la HBO. Con The Wire, Los SopranoBoardwalk Empire o la ya olvidada y cancelada Luck, la cadena estadounidense nos ha malacostumbrado tanto a pensar, a tener que esforzarnos para comprender todos los detalles, que en cuanto hacen algo más dirigido a un público general, más espectacular y fácil, nos empeñamos en criticarlo.

Todavía es pronto para decir en qué nivel está Juego de Tronos. La primera temporada fue de menos a más. Los últimos cuatro capítulos son lo mejor que han hecho hasta ahora. En esta segunda temporada, se mantiene la calidad aunque cada vez es todo más exagerado en aspectos que en los libros son más sutiles: el sexo (los primeros capítulos de la segunda temporada no se cortan en escenas casi gratuitas) y en los fantástico (lo que ocurre al norte del muro en el último episodio está mucho mejor explicado en el libro y no resulta tan… tan…The walking dead) . En la tercera (también de diez capítulos y que contará la primera mitad del tercer libro), veremos si se asienta como una de las grandes, si se mantiene como una buena serie de entretenimiento o si decae…

De momento, disfrutemos de lo que tenemos, que es mucho y está bien hecho. Y una plegaria desde Quinta Temporada: Señores de HBO, recuerden que Maggie Smith sería perfecta para el papel de la Reina de las Espinas….

Fuente: http://blogs.elpais.com/quinta-temporada

Deja un comentario