El menú perfecto no es mediterráneo

Un laboratorio británico presenta la supuesta comida más saludable: salmón ahumado, ensalada, estofado de pollo con lentejas y yogur con nueces

 Un laboratorio británico ha elaborado el supuesto menú más saludable posible. La comida se aleja de la típica dieta mediterránea, aunque conserva alguno de sus ingredientes básicos, como el aceite de oliva. El menú consiste en salmón ahumado de aperitivo, ensalada de primero, estofado de pollo y lentejas como plato principal, y, de postre, yogur natural con nueces.

Los investigadores de alimentación de la Leatherhead Food Researchhan elaborado su menú a partir de los alimentos que los fabricantes y supermercados venden como saludables. De esos 4.000 reclamos estudiados, descubrieron que solo 222 estaban basados en principios científicos nutricionales reales. El gran número de descartes incluía una serie de supuestas supercomidas que pueden sustituir a un menú completo, además de una gran cantidad de aperitivos con dudosos beneficios alimenticios.

El menú teóricamente perfecto comienza con un aperitivo de salmón ahumado, rico en ácido Omega 3 (bueno para regular el colesterol) sobre un pan tostado multicereales. De primero, ensalada de lechuga aliñada con aceite de oliva. El plato principal es un estofado de pollo con lentejas y verduras variadas. Las proteínas del pollo favorecen a la masa muscular, mientras que el ácido pantoténico de las lentejas ayuda a reducir el cansancio y favorecen la forma mental, según el estudio.

De postre, la investigación recomienda un yogur natural con nuecesy caramelo sin azúcar. Favorece la digestión y evita excesos de glucosa. Tomar 30 gramos o un puñado de nueces, además, favorece el riego sanguíneo, según el estudio.

Los científicos también han creado su propia bebida energética con ingredientes nutritivos. Entre otros muchos componentes, contiene hierro, calcio, potasio y magnesio. No dejan de recomendar, además, dos litros de agua diarios.

El doctor Paul Berryman, director ejecutivo de Leatherhead, concibió la idea como menú perfecto para las aerolíneas, pero asegura que funciona igual de bien en casa. «Tratamos de demostrar que la comida sana no tiene por qué ser aburrida», recoge el diario británico «Daily Mail». «Hemos llevado a cabo miles de test de sabores entre los consumidores y hay una cosa clara: si la comida no sabe bien, no se vende». Por eso, en su menú, no descarta incluir algúnpostre adicional si el comensal se queda con hambre; a elegir entre un chocolate caliente, un puñado de nueces o frutos del bosque variados.

www.abc.es/sociedad

Deja un comentario