Detesto la hipocresía religiosa

ENVIADO POR SANTIAGO FOURCADE 

Detesto la hipocresía religiosa

Los años como periodista me enseñaron que los términos hipocresía y religión van de la mano. Casi siameses, pensaría. Aquí, en Monterrey, el culto a la Santa Muerte creció paralelamente a la difícil coyuntura social que vive la región y el ejército mexicano se empecinó en destrozar todo altar que encontró a su paso. Malandros, sicarios y adoradores de satanás son algunos de los tantos motes que la sociedad les achaca sin pensarlo dos veces.

Hace unas semanas intenté llegar a uno de los santuarios y me fue imposible. Rompieron los del cerro de la ‘indepe’, el de la carretera nacional, el de la autopista a Reynosa y así la lista sigue. De pura suerte pude sentarme en uno que estaba en las orillas del Valle de Juárez, territorio de impunidad y tráfico de drogas hacia Texas. Me quedé en silencio y presencie una misa a la Niña Blanca. Virgen sin un gramo de piel y de calavera lustrosa. Decenas de familias oraban. Cerraban los ojos, hacían la señal de la cruz y rezaban en rimas que fusionaban lo católico con lo ‘pagano’. Y allí comencé a preguntarme ¿Tanto nos asusta una calaca? ¿No hay libertad de culto en México? ¿Por qué siguen destrozando todos los lugares donde pueden rezar? Luego alguien me respondió que su líder nacional fue formalmente sentenciado hace tres días por secuestro y extorsión. Y que los sicarios suelen fumarse unos cigarros de mota y beber en su honor en algún momento del día.

¿Entonces? Quizás deberíamos quemar los altares guadalupanos por los casos de pedofilia tan recurrentes. O tildar de monstruoso a todo lo que rodea los ‘vatileaks’. Ni hablar de las ramificaciones legionarias. Es más, daría lo que sea por ver publicado a nivel nacional los cargamentos de droga que se trafican dentro de estatuas católicas en la frontera juarense. Pero no, mejor seguiré soñando con ese mundo sin hipocresías religiosas. Ese mundo de siameses intocables que detesto.

http://blogs.milenio.com/node/3947

Deja un comentario