Y sin embargo… ¡se enfría!

Y sin embargo… ¡se enfría!

La agencia EFE reporta que, convencido de que el Ártico no es únicamente “la cocina del clima” sino el lugar más sensible, donde se detectan mejor las consecuencias de los cambios climáticos, el académico Nikolái Dobretsov, presidente del Congreso de Ciencias Naturales de la prestigiada Academia de Ciencias de Rusia, afirma que el dichoso calentamiento global continuo con que se nos viene asustando es, y qué gusto, “un mito”.

El mínimo de masa de los hielos árticos, argumenta, se registró en 2007; pero entre 2008 y 2011, “y por lo que parece en 2012”, el hielo ha vuelto a crecer.

Los inviernos allí “son más fríos”, advierte, y precisamente por eso “ya es obvio que el calentamiento global es un mito”.

Ya chole, pues, de la patraña del inminente fin del mundo con que muchos vividores del cuento asustan a incautos (¿qué tal La verdad incómoda que le significó un Premio Nobel a Al Gore?).

La Tierra, diría Perogrullo, se calienta y enfría de manera intermitente y, por cierto, sin la intervención del hombre.

Spasiva, Nikolái.

Carlos Marín/mileniodiario

Deja un comentario