Tómese esta pastilla, visite estos enlaces y use esta aplicación móvil

Por: Esther Samper

PrescripciónEs una realidad difícil de negar: la mayoría de personas consulta temas de salud a través de internet y, a veces, también intentan autodiagnosticarse por este medio. Según una encuesta internacional realizada hace aproximadamente un año, el 72 % de los internautas españoles acuden a la red de redes para resolver sus dudas en materia de salud e incluso un 33 % lo han utilizado para realizarse alguna vez un autodiagnóstico.

Pese a estas rotundas cifras, nuestro sistema de salud y la mayoría de nuestras consultas médicas se han mantenido al margen de este fenómeno y apenas lo han aprovechado como una herramienta sanitaria más. Internet sigue siendo aquello que entra en la consulta (porque el paciente se ha informado o desinformado previamente de su estado antes de acudir al médico), pero que no suele salir de ella. ¿Con la ingente cantidad de información sanitaria, impecablemente correcta y adecuada para pacientes, que existe en Internet, no es un sacrilegio que nuestro sistema de salud la ignore casi completamente?

A menudo, los médicos no llegan a tener ni 5-10 minutos para atender a sus pacientes. En ese tiempo, informar adecuadamente a un paciente sobre los pormenores de su dolencia y de su tratamiento es prácticamente una labor imposible. ¿Por qué no “recetarle” links con información sanitaria clara y correcta que pueda resolver las dudas que le vayan surgiendo, como un complemento a la consulta? ¿Por qué no recomendarle enlaces a foros de pacientes (diabéticos, de enfermedades raras, de personas con cáncer, etc…) que cuidan el lado psico-social de la enfermedad y que en la consulta se suele dejar de lado? ¿Por qué no orientar al paciente con webs fiables de salud para que no se pierda entre tanta información engañosa sanitaria en internet? ¿Por qué no recomendar o desarrollar aplicaciones en el móvil para que los pacientes se impliquen más en el tratamiento de su enfermedad y en el cuidado de su salud? Que un día un médico le dijera al paciente “Tómese esta pastilla, visite estos enlaces y use esta aplicación móvil” no sería difícil y ni tan siquiera caro. Tan solo requeriría un leve cambio de mentalidad.

Todas estas preguntas no son divagaciones utópicas, en otros países menos dados al inmovilismo que España, se están planteando en serio y se están llevando a cabo varias iniciativas para llegar a la realidad de la consulta. Por ejemplo, en Inglaterra, el Gobierno va a solicitar a los médicos que prescriban aplicaciones de móviles a sus pacientes y así ayudarles en el cuidado de su enfermedad. Además, para este fin, el Secretario de Salud ha recogido cientos de aplicaciones para que se recomienden en el Servicio Nacional de Salud. En este mismo país, funciona desde hace tiempo una aplicación web que, según los síntomas, te recomienda una acción personalizada: autocuidado, una llamada directa a un médico, medidas urgentes o solicitar una consulta médica. ¿Cuántas asistencias no justificadas a urgencias podrían ahorrarse gracias a este sistema?

En Estados Unidos, desde hace muchos años tienen una gran web de salud específicamente dirigida al paciente llamada MedlinePlus. En ella se contestan a dudas frecuentes, ofrecen contenidos multimedia e incluso realizan campañas informativas de concienciación contra fraudes en tratamientos de cáncerproductos milagro, etc. Medline está tan bien posicionada en internet que si algún anglosajón quiere buscar información sobre un tema de salud en un buscador, las primeras webs que encontrará serán de MedlinePlus, minimizando el riesgo de toparse con información incorrecta por la red.

Mientras tanto, en nuestro país la mayoría de la información sanitaria institucional dirigida a pacientes suele ir fragmentada en comunidades autónomas lo que limita su visibilidad en internet. Portales webs como guiasalud.es van dirigidos casi totalmente a los profesionales sanitarios y la recomendación de links y otros recursos multimedia sanitarios en las consultas proviene de unos pocos médicos por iniciativa propia. Es el caso de iniciativas como Salud Juntos del Dr. Casi, donde se ha desarrollado con esmero una recopilación de enlaces rigurosos de salud para que los pacientes se informen. No hacen falta grandes gastos para informar mejor al paciente, es cuestión de iniciativa para aprovechar las nuevas tecnologías, de la misma manera que se aprovecharon cuando el paciente pudo, por fin, reservar citas médicas a través de internet.

http://blogs.elpais.com/la-doctora-shora

Deja un comentario