Peña Nieto… con la navaja de la ventaja

José Cárdenas

Peña Nieto… con la navaja de la ventaja

“¡Cierren las puertas… señores, yo mismo voy a soltar y váyanle encendiendo cirios al que me vino a insultar!”… cantaba Vicente Fernández.

Los gallos presidenciales están listos… “Ya comienza la pelea / las apuestas ya casadas / las navajas amarradas centellando bajo del sol / cuando sueltan a los gallos temblorosos de coraje / no hay ninguno que se raje / para darse una agarrón”. Este viernes, por fin, se inicia la anunciada pelea de gallos presidenciables en la arena del palenque electoral.

“Con sus plumas relucientes y aventando picotazos / quieren hacerse pedazos / pues traen ganas de pelear…”

Los mensajes de televisión, adelantados por el IFE en su página de internet —por error, descuido o “mala leche”—, muestran al ejemplar que trae cada partido a la pelea.

El tricolor llega ufano del brazo del Partido Verde. Su gallo copetón, un colorado con pinta campeona —¿para ser hay que parecer?— saltará a la arena con 17 puntos arriba de la gallinita azul… y 25 del giro maleado, de acuerdo con una encuesta de BCG-Excélsior. En otra, la de Buendía y Laredo-El UniversalPeña Nieto arranca la contienda con 50.5 puntos, 22 más que Josefina, y 30 arriba de López Obrador. Sus enemigos quieren ver al gallo rojo medio manso y correlón… aunque llegue a la pelea con doble filo en la navaja… de su ventaja.

El partido azul sufre… a 12 años de administrar el palenque político no le salen las cuentas. Su gallo, o mejor dicho su gallina —eso sí, con duros espolones—, demostrará que tiene con qué… y le sobra… es una combatiente calada, aunque llegará cojeando de una pata… la picó una garrapata panteonera de su propio corral, que la fastidia día, tarde, moda y noche. La gallina azul cacarea lo que quiere… cobrar venganza y hacer justicia, entre sonrisa y risa.

El partido amarillo, aliado con rojos y naranjas, lanza su estrategia. El viejo giro tabasqueño, taimado y astuto como zorro, parece rehuir al combate… na’más da vueltas muy coqueto y amoroso… todos esperan el momento en que se lance el ataque artero… es el gallo más toreado, que sí sabe picotear… en el mero pescuezo.

El último en la pelea no es un gallo… es un pollo desplumado, sin oficio ni beneficio… le dicen el invisible… cacarea entre lo chusco y lo patético… no faltará a quien le caiga en gracia… le irá como en feria si lo rostizan a las primeras de cambio…

Lo bueno: todos, menos uno, son aves de combate…

Lo malo: a la mitad de los encuestados por BCG-Excélsior y El Universal eso no les importa. Total… “linda la pelea de gallos / con su público bravero / con sus chorros de dinero / y los gritos del gritón / rebosándonos el gusto no se sienten ni las horas / con tequila y cantadoras que son puro corazón.”

www.excelsior.com.mx

Deja un comentario