Palme y la Dinerocracia

Tecnócratas dirigiendo países de la UE. Industrias Clismón, quiero decir GoldMan Sachs formando parte de sucesivos gobiernos americanos incluido el de Obama. España indultando al banquero y recortando derechos, la policía pegando hostias al que se queje, etcétera y mientras, documentándome para un artículo sobre Olof Palme me encuentro con esto:

“El día en que los llamados hombres de la vida práctica expulsen las ideas de la escena política, entonces abrimos las puertas a la progresiva decadencia política dentro de la democracia.”

“En el momento en que intentásemos huir de las utopías, huir de los objetivos de la evolución de la sociedad a largo plazo, huir de crear esperanzas en las personas. Entonces, sí, todo se desintegraría, porque ya no tendríamos, por decirlo claro, la fuerza moral impulsora, la fuerza ideológica” (congreso de las Juventudes Socialdemócratas, 1964)Palme y la Dinerocracia

Un par de años más tarde dijo en la radio francesa algo que parece anticipar la debacle actual de los socialistas españoles: “Cuando nuestro partido se quede paralizado perderemos el poder. Porque, según nosotros, no son ciertas personas las que tienen el poder sino un movimiento y unas ideas.”

Y otro discurso más aplicable directamente al momento presente, aunque fuera redactado en 1970: “Nunca seremos víctimas desamparadas de fuerzas anónimas. Nunca tendremos que confiar decisiones a expertos y especialistas. La política es susceptible de que la podamos juzgar cada uno de nosotros. Porque depende en último término de ideales y de ideas.”

Ideas pero también pragmatismo: “La política socialista, la de izquierda, siempre significa tensión entre las ideas y la utopía por las que se tiene que trabajar y la realidad que tan difícil es de cambiar. Para ser capaz de cambiar la realidad hay que mantener vivo el debate ideológicoy siempre hablar de tus objetivos y de tus ideas básicas como elementos indispensables para tu actividad práctica. Pero en tu trabajo práctico tienes que ser pragmático, si no no llegarás a ninguna parte”.

A Palme lo ajusticiaron. Dos disparos que no destruyeron el puente que construyó entre utopía y administración cotidiana. En estos días creo que merece la pena recordarle, releerle. Y ver con nuestros propios ojos lo que llevó a cabo.

Fuente: http://www.perspicalia.com

Deja un comentario