Alcachofas con morcilla y huevo

Por: Mikel López Iturriaga | 01 de marzo de 2012

Alcachofas con morcilla y huevo
La morcilla, ese regalo de Dios. / EL COMIDISTA

 

La morcilla y el huevo se llevan bien. Las alcachofas y el huevo, también. Eso es fácil: en realidad, pocos ingredientes no ajuntan al huevo. ¿Pero las alcachofas con la morcilla? Esa era mi duda hasta que una nevera en estado de desertificación me obligó a unir los tres ingredientes -la otra opción era tomarme un yogur, ese acto de rendición que te sume en una infinita tristeza gastronómica.

La prueba de esa noche fue en forma de revuelto, y rebasó todas mis expectativas en cuanto a sabor: lo que parecía una guarrerida resultó ser un plato bastante potable, con los tres contendientes en buena armonía. Eso sí, el aspecto no era el más apetitoso: la morcilla se deshizo y llenó el huevo de trozos negros y grises que no incitaban a hincarle el tenedor.

Así que en una segunda tentativa encaré el asunto de forma diferente: huevos mollet por un lado, morcilla a la plancha por otro, y alcachofas al vapor para no añadir grasa a un combinado ya potente de por sí. Y juntarlo todo al final. No sólo quedó más logrado de aspecto y mil veces más ligero, sino que los sabores se distinguían mejor y el mayor contraste entre la alcachofa y la morcilla convertía el plato único en una delicia.

En esta segunda ocasión usé morcilla de cebolla y piñones, pero creo que la de arroz de la primera o una de puerro pueden funcionar igual de bien. En cuanto a los distintos tratamientos de los ingredientes, puedes elegir el que más te guste. Rebozar y freír alguno de ellos es una posibilidad que hará subir las calorías y la contundencia, pero si te lo puedes permitir…

Dificultad

Para cazurros.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 6-8 alcachofas dependiendo del tamaño

  • 300 g de morcilla

  • 3 huevos

  • 1 limón

  • Aceite de oliva

  • Sal

Preparación

1. Preparar un recipiente con agua y el zumo del limón. Limpiar las alcachofas eliminando las hojas exteriores y la punta (puedes hacer sopa con ellas). Cortarlas en láminas e ir dejándolas en el agua para que no se oxiden. Pelar los tallos, cortarlos en rodajas y ponerlos también en el agua.

2. Escurrir y cocer las alcachofas al vapor unos 5 minutos, hasta que estén hechas pero al dente. Salar y reservar.

3. Cocer los huevos 7 minutos en agua hirviendo. Sacarlos, pasarlos por agua fría, pelarlos y reservar.

4. Saltear la morcilla en una sartén bien caliente con un poco de aceite de oliva. Añadir las alcachofas, y saltearlas un par de minutos junto a la morcilla.

5. Pasar las alcachofas a una fuente. Añadir la morcilla cortada en rodajas. Poner los huevos encima y trocearlos con un cuchillo. Salar y servir inmediatamente.

http://blogs.elpais.com/el-comidista

Deja un comentario