Una cadena de mentiras históricas

Una cadena de mentiras históricas

Noticia: antes del amanecer del 6 de marzo de 1836, el ejército mexicano a las órdenes del “generalísimo” Antonio López de Santa Anna asaltó la vieja misión de El Álamo, a unos cuantos metros de San Antonio, derrotando a sus defensores, la mayoría de ellos aventureros estadunidenses, que se habían levantado en armas contra el gobierno centralista de México persiguiendo la “independencia” de Texas (en realidad instrumentos del expansionismo yanqui). Luego de una rigurosa y exhaustiva investigación histórica, Taibo II concluye sobre esta batalla: “Un mito imperial de EU fundado en una potente cadena de mentiras”.

Esta obra es la minuciosa narración histórica de un episodio magnificado en Estados Unidos, salpicado de leyendas y versiones contrapuestas y falsas, que ha originado testimonios y documentos apócrifos, decenas de libros, películas, pinturas y absurdos objetos de culto producidos por una floreciente industria de la falsificación histórica y la fabricación comercial de supuestos héroes: Jim Bowie, Davy Crockett, William Barret Travis, verdaderos traficantes de esclavos.

Taibo se propuso averiguar en su pesquisa: “¿Quiénes reinventaron este episodio y para qué?” Una pequeña batalla de tan sólo una hora de duración con la que culminó un cerco de nueve días, donde unos 200 “independentistas”, supuestamente texanos, fueron masacrados por mil 500 soldados mexicanos, fue el principio del fin de una desastrosa campaña militar que llevó unas semanas después a la oprobiosa derrota mexicana en San Jacinto y al vergonzoso cautiverio del “Quince uñas”, la efímera separación de la “República” de Texas y su constitución esclavista, su posterior anexión a EU en 1845 y la invasión militar estadunidense de México, que mutiló más de la mitad del territorio nacional (donde hoy se asientan los estados de California, Arizona, Nuevo México, Nevada, Colorado, Utah y parte de Wyoming…) y cambió significativamente la historia de los dos países.

La “cuestión de El Álamo” ha sido una ácida controversia de académicos, editores y periodistas durante más de 160 años, una especie de inmenso “queso gruyere” repleto de agujeros y contradicciones, fuentes “envenenadas” las llama Taibo: indirectas, secundarias e inconsistentes, que no permiten saber de manera irrefutable los hechos más elementales: cuántos hombres combatieron y murieron de ambos lados, cómo fue el enfrentamiento y su duración, quiénes estuvieron realmente ahí… Un vacío histórico rellenado por Hollywood y Disney para fabricar el “mito heroico” que enmascara la vocación imperial de EU. Stephen L. Hardin, uno de los historiadores más sólidos de la reconstrucción histórica de este pasaje, afirma: “El Álamo y sus defensores forman parte del folclore norteamericano”; y Reuben Marmaduke Potter escribía ya en 1860 y 1878 que “exageraciones salvajes han ocupado un lugar en la leyenda popular… Cuando el horror se intensifica con el misterio, el producto seguro es una novela… el falso elogio puede ocasionar que se dude de los verdaderos logros de los protagonistas”. Lo que vuelve fascinante a esta batalla no es el hecho en sí, es el laberinto de versiones que se arman para estructurar la leyenda, cuyo lanzamiento masivo se haría desde el cine y la tv, precedido de una vasta ofensiva literaria.

Taibo concluye que se propuso “abrir la puerta de una inquietante historia desde la perspectiva latinoamericana (que encierra inevitablemente una rencorosa, agraviada, desconfiada visión del imperio), sin omitir a la vez una crítica de la patética actuación mexicana… Es mucho todavía lo que necesitamos saber. Mucho más”.

*Paco Ignacio Taibo II, El Álamo. Una historia no apta para Hollywood, Planeta, México 2011

Jesús Anaya Rosique/mileniodiario

Deja un comentario