Un café para dos

Un café para dos

Una cafetería en general, alrededor de las 11am. Entran dos individuos, ELLA y ÉL.

CAMARERO – ¿Qué va a ser?

ÉL – Un café.

CAMARERO – ¡Un café! ¿Y para la joven?

ELLA – Lo mismo.

CAMARERO (girándose hacia la máquina) – ¡Marchando dos cafés!

ÉL (sujetándole del hombro, grave) – No nos ha entendido. Queremos un café, uno solo. El mismo.

ELLA – Un café para compartir. Un café para dos.

CAMARERO (cada vez más hechizado) – ¿Un café para dos? ¿Dónde se ha visto eso?

ÉL (recitando atropelladamente, sin dejar de sujetar al CAMARERO) – El amor convierte el dos en uno. El amor es un jersey de dos cuellos.

ELLA – El amor es un oscuro cumpleaños, un eslogan excitante.

ÉL – El café es lo de menos, ¿comprende? Lo que compartimos es el acto de compartir.

CAMARERO (asiente melancólicamente) – Ahora entiendo. Marchando un café. Un café para dos.

http://www.canodromoabandonado.com

Deja un comentario