Primates no-humanos conocen el estado mental de otros

Primates no-humanos conocen el estado mental de otros

Acaba de morir Chita, la de Tarzán, a la edad de 80 años. Hoy sabemos que los primates no-humanos tienen razonamiento, sin comillas, y sofisticado.

Los chimpancés, orangutanes, gorilas y los pequeños bonobos, como chimpancés reducidos, toman decisiones más sofisticadas de lo que siempre hemos pensado, dice la nota de Daniel Haun de este 21 de diciembre en PLoS ONE, journal en línea. Estos grandes monos, nuestros primos cercanos en la línea evolutiva, sopesan las oportunidades de éxito basándose en lo que previamente saben y en la verosimilitud de alcanzar éxito al imaginar la acción antes de emprenderla. “Estos hallazgos pueden darnos vislumbres también de la toma de decisiones humana”.

El equipo, conducido por Daniel Haun, de los Institutos Max Planck, investigó la conducta de estos cuatro primates no-humanos. Se les presentó un trozo pequeño de plátano, siempre a su alcance en el mismo lugar, y otro más grande oculto bajo una o varias cubetas. Bajo las cubetas bien podía no haber nada y perdían tanto el trozo pequeño como el grande. Las elecciones de los monos se regularon por las posibilidades de tener o no éxito en la elección riesgosa (el trozo mayor oculto). Eligieron con más frecuencia el trozo pequeño y seguro conforme las oportunidades de adivinar correctamente fueron más bajas.

Los monos se arriesgaron a ir por el trozo grande, y quizá no obtener nada, en al menos el 50 por ciento de las ocasiones. Y tomaron la decisión riesgosa casi en el 100 por ciento de las pruebas cuando la diferencia en tamaño fue mayor. Chimpancés y orangutanes se arriesgaron en promedio más que los gorilas y bonobos. Y si las oportunidades de adivinar correctamente el lugar del trozo mayor se reducían, con más frecuencia apostaron a lo seguro y eligieron el trozo pequeño pero visible.

Haun concluye: “Nuestro estudio se añade a la evidencia creciente de que la vida mental de los grandes monos es mucho más sofisticada de lo con frecuencia supuesto”.

Luis Gonzalez de Alba/mileniodiario

Deja un comentario