México lindo, México cruel

Por: Javier Valenzuela | 06 de enero de 2012

Mexico2011

Con películas como El infierno (2010) y novelas como Hielo negro (2011), México está contando su fealdad a sí mismo y al resto del planeta, y eso también confirma, güey, su grandeza.

Nadie, ni como individuo ni como grupo humano, está libre del pecado de una violencia salvaje si se derrumban ciertos diques. Ocurrió en el Estados Unidos de los linchamientos de negros, la Alemania de Hitler, la España de la Guerra Civil,  la Camboya de los jemeres rojos, la Ruanda de los tutsis y hutus… Como periodista, fui testigo en el Líbano de los años 1980 y la Bosnia de los 1990 de cómo personas y colectivos hasta entonces corteses y pacíficos se arrojaban al cuello del vecino para degollarlo sin piedad. Ahora, en lo que llevamos de siglo XXI, ocurre en Irak, Afganistán, Somalia… y en el lindo y querido México.

En vísperas del día de los Reyes Magos supimos que una reyerta masiva en una cárcel mexicana había provocado ¡más de 30 muertos! y una docena larga de heridos. La matanza se produjo en una prisión de Altamira, a 500 kilómetros al noreste de la capital federal. El balance es particularmente atroz si se piensa que los reclusos combatieron entre sí tan solo con pinchos de fabricación artesanal.

RepresionMotinCarcelMexico
Motines apocalípticos, enfrentamientos a muerte entre reclusos y fugas masivas son moneda corriente en las cárceles mexicanas, consideradas entre las más peligrosas del mundo. Existen en ese país casi 500 centros de este tipo, que alberganmás de 200.000 almas.

Pero no es solo la violencia carcelaria. Las balaceras, torturas, secuestros y matanzas de todo tipo, y en particular las vinculadas al narcotráfico, se han convertido en tan habituales en México como los atentados en Irak y Afganistán. El país cerró 2011 en tal clima de violencia que sus medios de comunicación hablaron de una estado de “emergencia nacional”. Un total de 12.182 personas murieron violentamente en el año recién terminado, un 5,17% más que en 2010, según cálculos del diario Reforma. Los expertos, señaló Edna Alcántara, de Efe, desde la capital federal, consideran que la enfermedad de México es la debilidad del Estado, siendo el síntoma la fortaleza de los cárteles de la droga.

Violencia de MexicoMéxico celebrará elecciones presidenciales el próximo 1 de julio. “La crisis en Estados Unidos, que pende como una espada de Damocles sobre la economía mexicana, y la violencia del crimen organizado —el presidente Felipe Calderón entregará el poder con un balance de más de 50.000 muertos— serán dos factores decisivos en el voto”, ha escrito Luis Prados desde México en EL PAÍS.

Debo a Luis Prados -gracias, colega- el descubrimiento de Hielo negro, la electrizante novela de Bernardo Fernández, más conocido como Bef, que cuenta las andanzas de personajes tan haut en couleur como Lizzy Zubiaga, la muy sexy jefa del cartel de Constanza, la robusta Andrea Mijangos, agente de la Policía Judicial, y su amante, el chaparro y corrupto Armengol.

Hielo-negro-BefLizzy, que ha heredado el negocio de su padre, decide cambiarle el rumbo: el cártel ya no hará de intermediario entre los narcos colombianos de la cocaína y el siempre ávido mercado gringo, ahora se dedicará a producir droga sintética, una nueva metanfetamina, para el mundo discotequero global, y a lavar las ganancias comprando y vendiendo activos financieros a través de Internet. Así entra en escena este personaje: “El cabello rojo cereza de la jefa del cártel de Constanza se derramaba sobre su cabeza en púas plastificadas. Iba vestida con un traje de látex del mismo color de su pelo cuajado de cierres y estoperoles, diseñado por Jean-Paul Gaultier, y botas Doc Martens altas”.

Por su parte, la agente Andrea debuta en unas prácticas de tiro. Su primer disparo le da al blanco en medio de los ojos y Andrea imagina con placer un cráneo reventado; el segundo se aloja en medio del pecho, suficiente, piensa, para hacer estallar unos pulmones. “Bajo el arma. Pese a los protectores, aún me zumban los oídos. El antebrazo me duele por el retroceso del arma. Es un dolor que me gusta. Una buena manera de empezar el día”.

Los pinches traficantes, güey, colocan el producto de Lizzy en todas partes, desde Manhattan al Polígono de Almanjayar, en Granada. “La chingadera vendía bien. A todo el mundo le gustaba. Yo le pagaba puntual al primo de Omar. Él de vez en cuando me regalaba perico o tequila. Hasta que un día en que lo fui a ver y me encontré con que se había suicidado. Según la vecina de enfrente, una viejita, el bato se prendió fuego y se lanzó por la ventana, diciendo que tenían arañas por todo el cuerpo”.

BernardoFernandez.BefCon obras como El poder del perro, el norteamericano Don Winslow detentaba hasta ahora el título del mejor narrador de la violencia generada a ambos lados del Río Grande por el narcotráfico mexicano. Con Hielo negro (la edición española es de Reservoir Books, Mondadori), Bernardo Fernández prueba ser un buen aspirante.

Nacido en el De Efe en 1972, Bef es dibujante de cómics, novelista y un gran conocedor de las subculturas pop, frikis y ciberespaciales. En un momento dado de Hielo negro, casi define su novela: “Un set de narcocorridos mezclado con una base rítmica de psycho”.

Pero la obra también ha cosechado críticas negativas. La de Geney Beltrán Félix, enLetras Libres de julio de 2011, le reprochaba falta de congruencia en la trama, una prosa débil,  la indefinición del punto de vista, una percepción falocrática y cursilería y patetismo tópicos.

México es uno de esos países que constituyen en sí mismos toda una cultura de irradiación universal. Ahora sus creadores están contando con agudeza y realismo la plaga de la violencia. En 2010, El infierno, una película satírica sobre este asunto dirigida por Luis Estrada e interpretada por Damián Alcázar y Joaquín Cosío, obtuvo un tremendo éxito de público y crítica.

Es lo que tiene el thriller (y el periodismo): a grandes crisis, grandes obras.

Como bien dice el Médico, uno de los hijos de la gran chingada de Hielo negro, “no hay que estar muerto para ser sepulturero”.

ElInfierno

http://blogs.elpais.com/cronica-negra/

 

1 comentario en “México lindo, México cruel”

  1. You’ve made some decent points there. I checked on the net for more information about the issue and found most people will go along with your views on this site.

    Responder

Deja un comentario