Cuartos de final: La habitación del pánico

Cuartos de final: La habitación del pánico

Miércoles 18 ida y 25 de enero vuelta, demasiado pronto para tirarse trastes a la cabeza, qué rápido se está yendo el año por culpa del futbol… Ayer quedó asentado el primer Madrid vs Barsa, se juegan el Trofeo de Copa, acero cromado. Los cuartos de final son la habitación del pánico en cualquier campeonato, es en estos partidos donde los futbolistas templan los nervios y a los clubes empiezan a salirles garras. Este año el título que tanto ha presumido Mourinho será para el más hambriento. La Copa del Rey es la única oportunidad que tienen los siervos de levantar las manos al régimen. Barsa o Madrid quedarán solos frente al pueblo, una trampa para osos en cuartos detendrá a alguno. No hay sitio para dos grandes bestias en semifinales. Oportunidad para el Athletic Club, todo un reto para la botánica: el viejo alcornoque vasco es un equipo recio y noble que hasta hace dos años almacenaba más latas que ninguno. Valencia es un cazador furtivo, sin permiso para Liga y Champions espera el claro de luna. La Copa es un territorio oscuro, se gana de noche. Y Espanyol de Barcelona o Levante montan un caballo, no tan negro, pero van al trote. Este año conviene que el campeón venga de una cuna más humilde, ante los escándalos del yerno incómodo la Casa del Rey ofrece un perfil más bajo. No todo es Barcelona contra Real Madrid, ningún decreto real explica que estos señores tengan que ganarlo todo. Hay civilizaciones más allá del Camp Nou y el Bernabéu. Clubes agrícolas, pescadores y obreros; su futuro depende de este campeonato, exigen una mejor distribución de la riqueza y alimento para sus aficiones.

Pero el año arranca como terminó, con un clásico que se está volviendo callo de tanto jugarse y escribir de él.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario