¿La ‘mexicanización’ de AL?

Por: Salvador Camarena

¿La 'mexicanización' de AL?

Narcoviolencia, el estigma mexicano. Este fin de semana, en una entrevista televisiva el fiscal general de Perú, José Peláez Bardales, declaró que como parte de la lucha contra el narcotráfico le gustaría que el gobierno de su país obligara a los mexicanos a solicitar visa. “Vamos a proponerla [la visa] a través del Ministro de Relaciones Exteriores. El país tiene que tomar las precauciones y defenderse frente a la agresión de la que viene siendo objeto por el tráfico ilícito de drogas”, dijo Peláez Bardales. Según la nota de El Comercio que da cuenta de la entrevista, esta medida obedece a que “las últimas operaciones realizadas por las fiscalías antidrogas y contra la criminalidad organizada dieron como resultado que un número considerable de detenidos fueran mexicanos, los que, incluso, encabezan bandas”.

La publicación de las declaraciones del fiscal peruano coincide con la aparición este lunes del editorial del diario colombiano El Tiempo que aborda el tema de “La guerra mexicana”, y se dan cuatro días después de que en Uruguay el mismísimo presidente José Mujica se dijera “muy preocupado” porque el asesinato del empresario deportivo Washington Risotto fue “feísimo porque tiene metodología mexicana”.

Es evidente que hoy podríamos hablar de “mexicanización” como hace muchos años se mencionaba, para referirse a violencia desbordada y poderío de los criminales, el término “colombianización”. Y es que diversos reportes ayudan a consolidar la idea de “la amenaza mexicana”. Apenas el 7 de diciembre pasado, basado en un informe de la DEA, el diario mexicano El Universal afirmabaque “los cárteles mexicanos siguen su estrategia de expansión: ya operan en Perú y Bolivia, países clave en la producción de cocaína, donde se han aliado con los grupos locales para traficar droga hacia Estados Unidos e incluso Europa, fortaleciendo sus nexos en la zona andina, que hoy produce más de este alcaloide que Colombia”.

En Perú ya había alarma por el aumento en el número de asesinatos. Carlos Basombrío publicó en Perú 21 al arranque de 2011 que “la tasa de homicidios, el indicador internacional comparativo más importante para medir inseguridad, se viene disparando en el Perú. Al 2010, último dato disponible, llegan a 17,85 por cada 100,000 habitantes. La tasa es ya similar a las de México o Brasil y muy superior a las de Uruguay o Chile, países con los que hasta hace poco nos comparábamos bien. (La tasa de homicidios en 2008 en el Perú fue solo de 11,85)”.

El problema, sin embargo, va más a allá de una, digamos, “raíz mexicana”. El 30 de noviembre pasado, el diario digital Contrapunto de El Salvador publicaba, basado en el informe The Global Burden of Armed Violence, “que el 42 por ciento de los homicidios con arma de fuego que cada año ocurren en el mundo tienen lugar en América Latina, donde vive menos del 10 por ciento de la población mundial (…) El costo de las muertes con armas de fuego totaliza el 14 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina; el 10 diez por ciento del PIB de Brasil; y 25 por ciento del PIB de Colombia, cita el Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana y Desarme Civil”.

Y también hay autores que proponen dar un contexto a las cifras del número de homicidios en México. En un artículo titulado The mexican paradox, Bret Stephens de The Wall Street Journal se preguntaba, en mayo pasado, por qué un supuesto estado fallido muestra al mismo tiempo índices de estabilidad económica. “Consideremos la idea de que el crimen en México está fuera de control. La tasa de homicidios (12 por cada 100 mil habitantes en 2009*) era más del doble de la de Estados Unidos (cinco asesinatos por cada 100 mil habitantes),pero estaba por debajo de la tasa de Brasil de 20.5 asesinatos en 2008**. En la ciudad de México, donde viven 20 millones de habitantes, la tasa de asesinatos bajó con respecto a la última década. En 2009, era de alrededor de un cuarto de la tasa de Washington D.C.”.

Finalmente, tras sostener que no es de extrañar que luego de 50 mil muertos en el marco del combate al narcotráfico, “la imagen de México en el mundo se halle asociada a tan escalofriante violencia”, el editorial de ayer de El Tiempo aseveraba que “muchos se formulan hoy tres preguntan inquietantes: ¿fue un error declarar esta guerra?, ¿cuál es el balance tras cinco años de desangre?, ¿llegó la hora de cambiar el enfoque? La cercanía de las elecciones parece propicia para un debate. En cuanto a lo primero, el excanciller Jorge Castañeda sostiene que Calderón se lanzó a una irresponsable pelea sin calcular las consecuencias y sin tener la fuerza para enfrentarla. El problema es, como lo sabe Colombia, que la tardanza en combatir los carteles permite a los mafiosos permear la sociedad y hacerse aun más fuertes. Hay guerras que se preparan y guerras que son respuesta inevitable e inmediata a agresiones o peligros. La de los narcos pertenece a esta última categoría”.

Con todo esto que se ha venido publicando en la región, ¿debemos preguntarnos si los mexicanos están en una situación similar a la que vivieron los colombianos, que vieron como diversas naciones decidieron exigirles portar un visado?

http://blogs.elpais.com/contando-america/

Deja un comentario