Unos vaqueros de casi 140 años

Los primeros vaqueros patentados por Levi Strauss y Jacob Davis datan de 1873. Dado que no se conserva ninguno de los modelos primigenios, hay que remontarse a 1879 para dar con el pantalón más antiguo confeccionado por el fabricante estadounidense.

Los vaqueros se han convertido en una prenda de coleccionista

Los vaqueros se han convertido en una prenda de coleccionista

El histórico modelo de vaqueros fue exhibido la pasada semana durante la presentación de la temporada de otoño y ha batido todos los récords. En excelente estado de conservación a pesar de sus 132 años de edad, fue adquirido por 30 millones de euros, pero ya casi ha cuadriplicado su valor en el mercado.

Los clientes de Davis acudían a la tienda en la que se cosieron los vaqueros exhibidos en San Francisco para arreglar o reforzar sus pantalones rotos. Junto con Levi, se decidieron a utilizar remaches de cobre para reforzar los puntos de tensión, y broches de cobre en las esquinas de los bolsillos y en la base del botón.

La compañía ha aprovechado la impactante imagen de los primeros vaqueros de la historia, elaborados «a la vieja usanza», para enfatizar su compromiso ecológico con los procesos de fabricación y dar a conocer un nuevo ciclo de confección de algunas prendas con hasta un 96 por ciento menos de agua.

En 2008, «Levi Strauss», fundada por un inmigrante alemán de origen judío, cerró su última fábrica en Estados Unidos para trasladar toda su producción a países del Tercer Mundo.

Del lado de los «indignados»

Las últimas campañas promocionales de «Levi´s» se han visto acompañadas por la firma del escritor Charles Bukowski. Un hecho que no ha pasado desapercibido ni para las autoridades. En un vídeo de 60 segundos grabado en Alemania y dirigido por el artista audiovisual Ralf Schmerberg, la pluma de Bukowski jalona las imágenes de manifestaciones juveniles.

«Tu vida es tu vida / no dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión / mantente alerta / hay salidas», escribió el autor estadounidense en «El corazón que ríe».

En las imágenes se entremezclan manifestaciones, revueltas urbanas e instrumentos musicales en llamas. Parte de la campaña fue retirada en Reino Unido durante el mes de agosto, cuando se registraron incidentes callejeros en diversos puntos del país, al entender el Gobierno que la promoción alentaba el espíritu combativo de los más radicales.

http://www.larazon.es/noticia/9681

Deja un comentario