Pa’ los toros del Jaral, los caballos de allá mesmo

Pa’ los toros del Jaral, los caballos de allá mesmo

Hace rato da la vuelta al mundo la idea, muy universalista y generosa, lo cual quiere decir que hay gato encerrado, de que la reserva amazónica tan mal cuidada por los brasileños, sea internacionalizada en beneficio de la humanidad.

Preguntaron retóricamente en Estados Unidos al ministro de Educación de Brasil, Cristovao Chico Buarque, qué pensaba de la “internacionalización de la Amazonia” y si podía responder como humanista y no como brasileño.

Como brasileño, respondió el ministro, no podía estar sino en contra de la idea. Como humanista, podía imaginar su internacionalización, pero, agregó, “si la Amazonia, desde una ética humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero. El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la Amazonia para nuestro futuro.

“De la misma forma”, siguió el ministro, “el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones de los especuladores globales. No podemos permitir que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros en la voluptuosidad de la especulación”.

“También, antes que la Amazonia”, agregó el ministro, “me gustaría ver la internacionalización de los grandes museos del mundo. Cada museo del mundo es el guardián de las piezas más bellas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio cultural sea manipulado y destruido por el sólo placer de un propietario o de un país”.

“Si Estados Unidos desea internacionalizar la Amazonia, para no correr el riesgo de dejarla en manos de los brasileños, internacionalicemos [también] todos los arsenales nucleares. Basta pensar que ellos ya demostraron que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción miles de veces mayor que las lamentables quemas realizadas en los bosques de Brasil.

“Candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de la deuda. Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos, sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merece los cuidados del mundo entero.”

La pregunta fue retórica, la respuesta también, pero infinitamente más inspirada.

Justicia homeopática: pa’ los toros del Jaral, los caballos de allá mesmo…

Héctor Aguilar Camín/mileniodiario

Deja un comentario