No te metas con mi Twitter

No te metas con mi Twitter

La noticia de la liberación de dos tuiteros encarcelados en Veracruz, luego de ser acusados de propalar información alarmante que causó la angustia de una gran cantidad de personas, es, con todo, una buena nueva. Si bien habría que analizar detalladamente el caso y revisar cada uno de sus matices, a final de cuentas es mejor que no siente un precedente que termine por acotar las libertades de quienes utilizamos de manera regular las redes sociales de internet.

La libertad de expresión en la red es un gran privilegio, de ello no hay duda. Sin embargo, no es difícil darse cuenta de cómo muchos usuarios de Twitter o Facebook se sienten poseedores de un fuero que les permite estar por encima de todo y convertirse lo mismo en censores implacables que en autoasumidas conciencias públicas. El puritanismo que se ha adueñado sobre todo de los tuiteros políticamente correctos es algo que en lo personal me alarma, porque muchas veces, desde el más cobarde y ensoberbecido anonimato, se lanzan infundios, se organizan campañas de linchamiento, se condenan opiniones, se insulta a mansalva y se demuestra, además, una lamentable falta de sentido del humor.

Tengo página en Facebook y cuenta en Twitter. Las utilizo todos los días y me parecen herramientas formidables para comunicarme con mucha gente, intercambiar experiencias y conocer el pensamiento o las inquietudes de miles de personas. A varias de mis nuevas amistades las he conseguido gracias a estos sitios. Son medios realmente fascinantes. El problema se presenta cuando algunos usuarios se autoasumen como dueños de la verdad revelada y se convierten en una nueva y altanera Santa Inquisición, en un Santo Oficio que se cree omnipotente y no acepta limitantes. Esa es la otra cara de las redes sociales: la de quienes pierden piso y desde el más arrogante engreimiento quieren imponerse a mansalva, de un modo absoluto y fascistoide.

Qué bien nos caería ejercer la autocrítica dentro de las redes sociales. Pero eso es, diría Octavio Paz, como pedirle peras al olmo.

http://twitter.com/hualgami

Hugo García Michel/mileniodiario

 

Deja un comentario