México resiste

Por: Luis Prados

Uno llega a las seis de la mañana a México DF cargado de maletas con tres prioridades: estrenar hoy este blog, alquilar un apartamento y salir cuanto antes de este limbo entre embajador y emigrante ilegal de un nuevo corresponsal. Pronto la realidad se impone: el taxista se pierde en la oscuridad de las calles de la capital y una vez en la habitación descubres que te trajiste 15 libros y ni un solo pijama.

Chapo Guzman (Foto: AP)Horas más tarde cuando sales a buscar el piso de tus sueños de tu nueva vida la realidad insiste: México no es país para calvos. El sol es inclemente aun a finales de septiembre. El móvil conecta más o menos cuando quiere, las citas para ver los apartamentos se producen en algún momento entre la hora fijada y la siguiente y llamar a un taxi es una operación de riesgo calculado. Laseguridad de la vivienda prima sobre cualquier otra ventaja.

Cada mañana los periódicos llevan al desayuno un relato de sangre. Más de una docena de muertos aquí y allá, ayer en Ciudad Juárez y Monterrey, hoy en Acapulco y Veracruz. La barbarie, la crueldad y la banalidad machista de la narcoviolencia seguida por su secuela de complicidades policiales, judiciales y políticas.

La prensa informa también de que, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, un policía local de Tamaulipas, uno de los Estados más azotados por la violencia, gana solo 300 dólares al mes mientras que sus colegas de otros Estados a los que aún no ha llegado el horror cobran hasta cinco veces más, y de que el Chapo Guzmán, el jefe del cartel de Sinaloa y el narcotraficante más buscado, fue padre de gemelas el pasado agosto. La madre, Emma Coronel, una reina de la belleza hace unos años, dió a luz en un hospital de Los Ángeles. No hubo complicaciones ni médicas ni diplomáticas, concluía la nota narcosocial.

La violencia de los carteles y del crimen organizado se ha ido extendiendo como una venenosa mancha de aceite por la geografía de México y cada vez es más frecuente oir hablar de que ya no es seguro viajar a esas ciudad o cruzar aquel Estado. Pero que nadie se equivoque. México no es el Irak de hace unos años. México resiste. Su sociedad civil, profesionales, académicos, intelectuales, empresarios, cineastas -no se pierdan la película Miss Bala, que arrasa en las taquillas del DF o el documentalPresunto Culpable, que acaba de ganar un Emmy- está luchando a brazo partido por sacar el país adelante. Son los héroes de un futuro México moderno que, como diceJorge G. Castañeda en su último libro Mañana o pasado (Aguilar), se puede ver ya en el horizonte.

http://blogs.elpais.com/america-df

Deja un comentario