LA NUEVA CENSURA

LA NUEVA CENSURA

Parece que el salto a los medios de esta colección de fotografías de José Antonio M.Montoya ha molestado a la comunidad católica. Y eso que la imágenes tienen más de 10 años. Pertenecen a las colecciones “Santorum” e “In Breeding” -presentadas entre 1995 y 1998- y muestran distintas estampas que mezclan iconografía religiosa con erotismo ligeramente porno. Ahora el PP y toda la hipócrita cuadrilla eclesiástica se echan las manos a la cabeza: Que cómo puede ser que se financie con dinero público tal blasfemia, que basta ya de ofensas a los católicos, que cómo tiene un artista la osadía de mostrar a Cristo con el pene al aire…
El arte es inseparable de la crítica, sea esta directa o indirecta. Gran parte de los proyectos artísticos que se benefician del dinero público posee cierta carga crítica: Se denuncia el consumismo, la aceleración del cambio climático, el hambre, la pobreza… Claro que son denuncias políticamente correctas y por eso no sirven para nada; el sistema las ha asimilado y apenas le hacen cosquillas. Eso sí: a la Iglesia ni tocarla. Cualquier obra artística que sitúe en su punto de mira a la religión será sutilmente censurada. Porque la Iglesia no soporta las críticas. La Iglesia reposa sobre un castillo de naipes que se va a tomar por el culo en cuanto sopla la brisa de la argumentación.
Los cuatro mongólicos de siempre se empeñan en poner límites a la expresión artística porque se sienten amenazados. ¿Dinero público destinado a blasfemias? ¡Mejor gastemos el dinero de todos en recibir al Papa a lo grande! ¡Eso sí que es democrático!
La nueva censura llega más lejos que el antiguo “tijeretazo” porque intenta que el artista ni siquiera llegue a concebir obras censurables. Y lo está consiguiendo.

Fuente: http://soldadodeplomo.blogspot.com/

Deja un comentario