El viento que mueve la marioneta

El viento que mueve la marioneta

El tiempo de los huracanes ha llegado y, con él ,el mes más triste para los niños que tienen que regresar a clase, tristes, tras sus vacaciones. Vuelve la Liga, con un Barça que lo peta hasta en verano. Vuelven las novedades literarias, los críticos y los suplementos mordiéndose las uñas: “Necesitamos carne fresca”. Vuelven cosas que ya estaban: la incertidumbre ante un nuevo otoño, ante una nueva campaña, ante un 20-N que está en boca de todos… Quizá sea la primera vez en mi vida en la que no me lamento por la vuelta al cole. Septiembre, octubre y noviembre prometen mucho más que este caluroso y religioso verano. En internet cada día recibimos una convocatoria para una manifestación distinta. Que se preparen los zapatos de otoño, pues las suelas de las sandalias echan humo de tanto correr ante la poli, de tanto caminar por el asfalto de Madrid con la voz bien alta, de tanto soñar que esa voz bien alta sería capaz de… Que se preparen los paraguas, las botas, los corazones, el antigripal. Qué país de locos, pienso. Preparándonos para algo que va a ser lo inevitable mientras ahí arriba los políticos no parecen proponer alternativa. Vais a dejar que vengan los incompetentes. ¡Marioneta Rajoy! Y entre un Gobierno que cojea hacia la derecha y una oposición que cojea hacia el absurdo, ¿qué nos queda? Otra vez la calle, las suelas desgastadas, el grito en el cielo, la cara amarga del antidisturbios, y volver, en definitiva, a ser esos hippies sucios, radicales. Eso nos queda.

Dicen en las noticias que el tiempo de los huracanes ha llegado. También dicen que el viento puede volver locas a las personas y que en las ciudades ventosas el índice de locos y de suicidas es enorme. No sé si esto es cierto, lo que sí sé es que hace viento y que hay mucha gente a la que parece que se le ha ido la cabeza. Hablo, por ejemplo, del Nobel Mario Vargas Llosa y de su columna propagandística, moralista, conservadora y desconcertante del pasado 28 de agosto en el diario El País a propósito de la “maravillosa”, “exitosa” y “sublime” Jornada Mundial de la Juventud de Madrid. ¿Cómo? ¿Pero quién hay detrás de todo esto? ¿Quién nos está gastando esta broma? ¡Marioneta Vargas Llosa!

Ay. Qué viento que hace. Ay. Qué locos estamos

Fuente: http://blogs.publico.es/lunamiguel

Deja un comentario