Nuevos datos sobre la pobreza en México

Nuevos datos sobre la pobreza en México

Como lo señalé en un artículo anterior, la pobreza en México se mide ahora con un enfoque multidimensional, ya que además de considerar la suficiencia o no del ingreso para adquirir una canasta básica, se considera también la carencia o no de seis derechos sociales: educación, salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, acceso a los servicios básicos en la vivienda y alimentación.

En México hay 52 millones de pobres. Ésta es la primera conclusión del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), cuando el pasado 29 de julio publicó la medición oficial de la pobreza multidimensional en México.

Esto significa que en el país el 46.2 por ciento de la población percibe menos de 2 mil 114 pesos al mes y tiene al menos una carencia en términos de los seis derechos sociales mencionados.

En 2008, el porcentaje de población en pobreza multidimensional era de 44.5 por ciento, lo que significó para 2010 un aumento en el número de pobres de 3.2 millones de personas.

De los 52 millones de pobres identificados en 2010, 11.7 millones perciben ingresos inferiores a 978 pesos mensuales y tienen tres o más carencias. A este grupo se le conoce como de Pobreza Extrema y equivale al 10.4 por ciento de la población total de México, casi el mismo porcentaje que en 2008.

Los Vulnerables por Carencias Sociales, con ingresos superiores a los 2 mil 114 pesos y al menos una carencia en materia de derechos sociales, disminuyeron ligeramente de 33 por ciento de la población en 2008 a 28.7 por ciento en 2010.

Los Vulnerables por Ingreso, que perciben ingresos inferiores a los 2 mil 114 pesos pero sin carencias sociales, aumentaron de 4.5 por ciento en 2008 a 5.8 por ciento en 2010.

De esta forma, sólo el 19.3 por ciento de los mexicanos no es ni vulnerable ni pobre, lo que representa un ligero aumento con respecto a 2008, cuando este grupo representaba el 18 por ciento de la población del país. A este grupo es al que indiscutiblemente se podría clasificar como de clase media.

Esto nos indica que el 80 por ciento del país está en situación de vulnerabilidad o de pobreza, y nos habla de una importante concentración del ingreso en México, el cual es significativamente inferior al de 2008.

Recordemos que el cálculo de la pobreza en México se realiza a partir de los datos de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares en México (ENIGH) y que en sus resultados de 2010, más del 62 por ciento del ingreso está concentrado en los tres deciles más altos.

La conclusión es alarmante: la mayor parte del ingreso se reparte entre el 30 por ciento de la población y, aun así, no todas estas personas escapan a la condición de pobre o vulnerable.

Además, en comparación con 2008, el ingreso en los hogares disminuyó en 12.3 por ciento en 2010 y la mayor pérdida se dio precisamente en los tres deciles más altos de la población.

No obstante que, en comparación con 2008, hubo una disminución en casi todos los rubros de carencias sociales, en lo relativo al acceso a la alimentación, en 2010 se sumaron 4.1 millones de personas más y actualmente afecta a una cuarta parte de la población del país. Según el Coneval, uno de cada cuatro mexicanos no dispone en todo momento de comida suficiente para llevar una vida sana y activa.

La pérdida en el ingreso y el aumento en la población en condición de pobreza es una muestra de los fuertes efectos que tuvo la crisis económica mundial que empezó a mediados de 2008 y que llegó a su máximo nivel en 2009.

Es indudable que el impulso a los programas sociales ha tenido efectos positivos, al reducir ligeramente el índice de la población en condición de vulnerabilidad; pero dicho impulso ha resultado insuficiente.

La conclusión última de estos datos es que el camino hacia el desarrollo del país aún es largo, principalmente cuando se tiene a casi la mitad de la población en condición de pobreza o viviendo en condiciones sumamente precarias.

Enrique de la Madrid/http://www.oem.com.mx

Deja un comentario