Guadalajara 4 Barça 1

Guadalajara 4 Barça 1

El verdadero triunfo del Guadalajara frente al Barcelona confirma una forma de entender el futbol. Jorge Vergara y las Chivas no deben moverse un milímetro del camino en el que están. Por más amistoso que haya sido el juego, la goleada es oficial. Pocos equipos le han hecho más de tres goles al Barsa de Guardiola, un equipo que acostumbra tomarse muy en serio las cosas. Recibir cuatro a diez días de la Supercopa de España contra Real Madrid no es lo que esperaban. La derrota caló en el medio español. Aquí no se toma tan en cuenta la etiqueta del partido, el Barsa fue goleado en Miami por un muy buen equipo mexicano y punto. Sobra decir que en condiciones normales sería un resultado imposible, pero queda claro que Guadalajara jugando así competiría. Ese papel relevante que por obligación y nacionalidad recae en las Chivas, empieza a recomponer el panorama en México. Junto con Pumas, son la cinta métrica para calcular la grandeza. Se decía que cuando estos equipos andaban bien, el futbol mexicano también. La producción y la exportación dependen de ellos, dos factores fundamentales de crecimiento.

Aquí no cabe entrar en fanatismos ni escudos. De inmediato saldrán a cuestionar estas líneas los aficionados al resto de equipos. Muy bien, todo su derecho. Más allá de la hinchazón de nuestros colores, reconozcamos que estos dos clubes son los que deben imitar. Igual que el Barcelona en España y Europa, por eso el triunfo de Chivas es importante, porque se le ganó a un equipo que tiene una misma forma de pensar, vive de lo que produce. La geografía tiene esas cosas que condicionan el desarrollo, el futbol es un buen ejemplo. Jugar contra los mejores equipos es imposible, Guadalajara tiene que guardar bien ese marcador.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/Mileniodiario


 

Deja un comentario