El cáncer del caos

Autoridades que atacan y gobiernos que piensan, absurdamente, encoartar libertades y derechos… ¿Hacía dónde vamos?

 

El cáncer del caos
http://fotolog.miarroba.es

 

Y cómo no sería así ante los acontecimientos de los que hoy se dan cuenta en todos los medios. Lo que leemos en los diarios, lo que vemos por televisión o escuchamos en la radio. Cómo no serlo, si las redes sociales están plagadas del sentir de una sociedad que es testigo de movimientos que ocurren al mismo tiempo en distintas partes del mundo. Caídas de mercados, manifestaciones violentas por la educación pública en Chile, manifestaciones, también violentas, por la crisis económica en Grecia.

Tal es el caos, que hoy nos enteramos que una democracia liberal, como lo es la Gran Bretaña, a pesar de su familia real (que en realidad, sólo cumple una función sociocultural), se considera al toque de queda, a la retirada de máscaras y, ¡oh, absurdo!, al control del internet (para coartar el poder de las redes sociales, o siquiera intentarlo), como estrategia de seguridad para impedir la divulgación de ideas que hoy las autoridades consideran separatistas. Lo anunció así David Cameron, y nos sorprendemos todos ante la sola idea. Que un dictador como Mubarak suspendiera internet, se autoexplica, ¿pero en un país como Gran Bretaña? ¿Tan de cabeza está el mundo que hoy el occidente le guiña a las medidas de sometimiento de Medio Oriente?

El caso de Londres impacta y nos vuelve la mirada hacia allá, porque las movilizaciones, extendidas a varios puntos del país (y que aseguran ya estar controladas después de varias noches de intensos enfrentamientos), estuvieron dirigidas todas hacia la policía tras la muerte de un joven negro de 29 años, víctima de un disparo realizado por un agente policial, hecho que no ha sido aclarado, por lo que tampoco se han escuchado razones para los disparos que mataron a este hombre padre de cuatro hijos. Y de Tottenham, las movilizaciones se extendieron a Liverpool, Manchester, Nottingham, Leeds, Bristol, Birmingham y la capital, Londres.

La propuesta de Cameron para bloquear el uso de las redes sociales se debe al papel que estas jugaron en el envío de información y, sobre todo, aseguran las autoridades, en su poder de convocatoria, mismo que ayudó a que las movilizaciones salieran de Tottenham.

La presencia de la policía en las calles está asegurada hasta el domingo, cuando algunos partidos de fútbol se realicen como estaban planeados (actividades que habían sido canceladas ante la ola de violencia), en un envío claro de un mensaje de Cameron a su país, que dice que todo vuelve a la normalidad.

Pero la polémica sigue ahí, ¿en verdad, de este lado del mundo no queda más que recurrir a las estrategias que coartan libertades y derechos? ¿Es válido el uso de los criterios que se juzgan equivocados del otro lado del mundo?

Caos en absoluto de un mundo que se va sacudiendo de a poco, aunque al mismo tiempo y en muchos lados… y por la misma causa. Hace seis años ocurrió algo parecido a lo de Inglaterra, pero en Francia, cuando las muertes de dos jóvenes musulmanes en uno de los barrios de París. Tres años después, en Grecia, aunque no por cuestiones económicas como hace unas semanas, sino por el mismo motivo, el abuso policial. En aquel episodio, todo inició por la muerte de un chico de apenas 15 años, también a manos de un agente policial.

Autoridades que atacan y gobiernos que piensan, absurdamente, en coartar libertades y derechos… ¿Hacía dónde carajo vamos?

Yuriria Sierra/http://www.excelsior.com.mx

 

Deja un comentario