Una bárbara ejecución extrajudicial

Con este artículo, doy por finiquitado el tema de Bin Laden, ya me tiene hasta los cojones, lo que pasa es que me gustó, es exáctamente lo que pienso:

Una bárbara ejecución extrajudicial

Tu trabajo es capturar a un asesino peligroso: un buen día, resulta que lo sorprendes, digamos, en el momento mismo de atender sus defecaciones, por decirlo de una manera elegante y vagamente eufemística. ¿Qué haces? ¿Le descerrajas un tiro en el cráneo o aprovechas esa particular circunstancia de indefensión para neutralizarlo sin mayores esfuerzos?

Osama se encontraba en su habitación, en compañía de su mujer y su hija, una nena de 12 años. Se aparecieron los recios comandos del Equipo 6 de los Navy SEAL y, al parecer, no se anduvieron con miramientos ni realizaron ningún trámite preliminar: le dispararon dos veces con armas de alto poder. O sea, que estamos hablando de una ejecución pura y simple.

En descargo del fiero y valeroso comando hay que decir que suponían que Ben Laden podría llevar un chaleco cargado de explosivos como los que utilizan los terroristas suicidas de Musulmania. Y como posible imputación a Obama podemos decir que el tipo es simplemente un asesino descarnado. Por cierto, para los que, en estos pagos, crean que el tema no va con ellos hay que recordarles que en los atentados del 11-S murieron decenas de mexicanos. Ah, y otra cosa, para redondear de una buena vez la cuestión: la suerte de Estados Unidos (de América) —es decir, lo que ocurra o deje de ocurrir allá— nos concierne directísimamente a nosotros, los naturales de Estados Unidos (Mexicanos), porque millones de compatriotas han elegido hacer sus vidas en ese país. No hay otra nación en el mundo con la que compartamos intereses a ese nivel.

Volviendo al asunto de la ejecución de Osama, es muy probable, más allá del peligro directo que pudiera significar en el momento mismo de su aprehensión, que el propósito del ataque fuera, desde un principio, su muerte. Aquí, justamente, es donde tengo mis dudas: ¿ese hombre, compareciendo en un tribunal, no hubiera perdido cualquier aureola de esplendor? Y, sobre todo, ¿no hubiera ganado la civilización en vez de consagrarse la barbarie?

Román Revueltas Retes/mileniodiario


 

Deja un comentario