Pumas, el más grande de México

Pumas, el más grande de México

La grandeza de un equipo es corta cuando se juzga con la espada de la estadística. Ciencia opaca. El futbol tiene variables imposibles de medir. Javier Cortés (2-1), resume uniformando a los antiguos Pumas: pura raza, instinto, coraje, carácter, talento; una fiera. Al minuto 77 Universidad consigue su séptimo título. Dato oficial, apenas paralelo a la Institución. Pumas era más grande antes de empezar el juego. Las estrellas acompañan tímidamente el verdadero tamaño de su escudo. Una corriente pretendió demostrar que la campaña era casualidad. Pocos advirtieron que en el vientre de CU, acostumbrado a dar a luz, renacían los códigos de liderazgo de un equipo inigualable en México. Estos Pumas tienen la cadena genética de sus antepasados. Están hechos en casa. La Final sirvió como documento reivindicativo de una buena idea de futbol mexicano: sentido común, juventud, cantera, veteranos, maestros, poco dinero. No es más grande el que más gana, sino el que mejor sostiene la palabra. Cada título de Universidad es un grito por cambiar las cosas. Tiene alma rebelde. El Goya es una voz que cimbra estructuras, principalmente aquellas en contra del desarrollo.

Este título conviene a todos, se da justo a tiempo para revisar cuál es la misión del fútbol en nuestro país. Morelia como la mayoría encaró a Pumas con tapones en los oídos, fue buen rival. Evitó el contacto con ese organismo vivo y autónomo que es CU. Hizo su juego, casi se abstrae por completo del universo de Universidad. Pero este campus soberano es mucha tierra. La última fortaleza del futbol mexicano. Un lugar donde la grandeza no se mide en poder o dinero, sino en el tamaño del corazón… (La historia del juego en las interiores de La afición).

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario


 

Deja un comentario