La canonización del Barça

La canonización del Barça

Es el último desplazamiento humano. La Final de Champions League guarda los instintos primitivos del hombre en movimiento, es un fenómeno migratorio en masa. Ingleses, catalanes, árabes, latinos, chinos, japoneses. La gran pintura rupestre del siglo XXI. Algún día se preguntarán qué pasó aquí. Al fondo de Londres, Wembley, antigua catedral nueva basílica. Un lugar para detenerse a pensar en el futbol. Barcelona y Manchester United arrastran civilizaciones.

Probablemente los clubes con mas seguidores de la Tierra. El último censo lo confirma. Volvamos a la antigua Roma, 2009 antes del Barsa. Aquella noche (2-0), publicó sus pergaminos. Guardiola subió a lo alto del Estadio Olímpico con los diez mandamientos del futbol moderno: presión, recuperación, control, posesión, desmarque, pase, precisión, velocidad, definición, gol… Al joven aficionado le habían contado historias del Scratch y la Naranja Mecánica. Dos culturas fundadoras, pero apenas documentadas por los medios: cintas de ocho milímetros, antiguos casettes. Casi siempre las mismas jugadas, Tostao para Pelé, Pelé para Carlos Alberto… Este Barcelona tiene la suerte de existir en formato digital, su versión de los hechos está al alcance de la mano. Eso y su sencillez para entender y comunicar el futbol lo convertirán en el equipo más visto de todos los tiempos.

El partido plantea otro detalle sagrado. Quizá no se trate de una coronación. De ganar en Wembley asistiremos a la canonización del Barsa. Pero enfrente está el United, esa clase de futbol pionero: una tribu y su druida. Si Guardiola resolvió los misterios del campo, Ferguson es dueño de sus secretos. Así está el juego una noche antes, Londres 2011, football comes home. Las cosas en su sitio.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/mileniodiario


 

Deja un comentario