Fidel Castro y la Puerta del Sol

Fidel Castro y la Puerta del Sol

El número de cubanos que superan los cien años se eleva a 1.551, de los once millones de población, según datos facilitados por el diario oficial Granma. El mayor de todos ellos es una señora que dentro de unos días cumplirá 126 años. O sea que, después de todo, el reciente Congreso del Partido Comunista haya elegido como líderes a un grupo de octogenarios encabezados por Raúl Castro no tiene que sorprender. Y ahí tiene a Fidel, que parecía que estaba más en el otro barrio, y a sus 84 años, sigue y comenta la actualidad del mundo, incluida la de España.

Al dictador se le ha ocurrido comparar las concentraciones de la Puerta del Sol y otras plazas de nuestro país con las revueltas en Libia para echar a Gadafi, y ha ironizado preguntándose si la OTAN va a bombardear también España.

Castro apuntaba, como siempre, al imperialismo, que, junto con el “sistema” es algo que viene muy bien para concertar al izquierdismo mundial. Pero, la referencia crítica a la democracia española hecha por quien tiene sojuzgado durante más de cinco décadas a su pueblo resulta bastante indecente. Se pueden imaginar cuánto durarían unos miles de personas concentradas en cualquier lugar de La Habana para pedir que les dejen ser libres. Que les pregunte, por ejemplo, a las Damas de Blanco o a los disidentes que, valientemente salen a la calle en Cuba, y son una y otra vez detenidos.

La indignación aquí se basa en otros motivos. El movimiento del 15 de mayo puede contar con muchas cosas positivas sobre todo si quienes tienen responsabilidades políticas asumen que nada podrá ser igual después de esto. La solución a los problemas que tiene el país no pasa por desmantelar los valores de una democracia, cuya consolidación ha sido tan costosa, pero sí por una firme decisión de acabar con pautas de comportamiento corruptas y reformar normativas que si fueron útiles en su momento, hace treinta y tantos años, han dejado ya de serlo.

por Luis Ayllón/http://www.abc.es/blogs





 

Deja un comentario