¿Es legal matar al enemigo?

La legalidad internacional no existe, es la ley que impone quien gana la guerra. Quien gana la guerra tiene otro privilegio: escribir la historia. La última legalidad internacional la impusieron los aliados que vencieron en laII Guerra Mundial. Estos crearon la ONU y se reservaron cinco asientos permanentes con derecho de veto en el Consejo de Seguridad, su órgano más importante. Cualquier intento de cambio de este privilegio tiene asegurado el veto.

Naciones Unidas y sus organismos dependientes han creado un vasto cuerpo legal que nos genera la sensación de que somos mejores que nuestros antepasados en los tiempos de la barbarie. En estos textos se defiende la justicia universal: el derecho de persecución de delitos gravísimos más allá de las fronteras de los países. No hay soberanía nacional frente al genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad. Es la ley, el papel, pero son normas que no se cumplen.

La política internacional se rige por el ‘depende’: depende a quien le afecta.La Convención de Ginebra sobre el trato de prisioneros se interpreta como las obligaciones que tienen los demás para con mis prisioneros y no en sentido contrario. Esa distinción, ese depende, permite crearGuantánamo, Bagram y las cárceles secretas de la CIA. No son prisioneros, son solo combatientes enemigos. Cambiado el término, se acaba el problema. Es lo que sostenía la Administración de Bush.

El mismo ‘depende’ se aplica a la Convención contra la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. La anterior Casa Blanca, dominada por el vicepresidente Dick Cheney y sus halcones, considera que el ‘waterboarding’ no es tortura. Lo es para Amnistía Internacional y Human Rights Watch, entre otros.

FUENTE:/Ramón Lobo/http://blogs.elpais.com/aguas-internacionales/

 

Deja un comentario