¡Sería como prohibir los narcocorridos!

¡Sería como prohibir los narcocorridos!

Quizá comprometido con la creencia de que “Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas”, Jelipillo creyó que podía ir al estado de Nevada, ahí donde los jerarcas de Pemex y los funcionarios del GDF hacían su nido, y decir cosas como que fuera de las fronteras, el resto del país es apacible, o que los turistas gringos, con spring breakers incluidos, los únicos disparos que recibieron fueron los de tequila. Lo bueno es que hay cámaras y micrófonos por doquier, y aquellos compatriotas que no tuvimos el gusto de acompañar al preciso en su viaje de promoción turística a la llamada Ciudad del Pecado, pudimos conocer su férrea voluntado política por superar a Fox en materia de humorismo pando de la mejor calidad.

Pero como todavía le falta aceitar la maquinaria del pastelazo, tenía que haber agregado que, gracias a la sapiencia de Malova y Poiré que no Poirot, ¡los narcocorridos han sido prohibidos! Así que la próxima vez que pasen a lo barrido aquí por su humilde casa, ni siquiera se perturbarán oyendo esa música de apátridas que glorifica la violencia y es trampolín aspiracional de un pueblo dócil.

Digo, está bien que por decreto acaben con esas manifestaciones para reclutar a aspirantes a sicarios (¿si unnarcocorrido te hace matón, ver El equipo te convierte en García Luna?), ¿para qué perder el tiempo con el reforzamiento educativo y cultural para reforzar los equilibrios?

Nada más absurdo para un estadista como el de Sinaloa que comprometerse con la generación de empleos de a 6 mil pesos para que los ninis se den vida de pachás, cuando con una prohibición musical se acaba el problema. Sí, seguramente con esa medida las matazones y descabezados van a desaparecer, como cuando en Estados Unidos quisieron esconder el gangsta rap bajo la alfombra.

Estoy seguro de que todo esto fue con la heroica asesoría del secre del Trabajo, don Javier Lozano de la Colina y Bárcenas, quien en un homenaje al compló y la teoría de la conspiración, no sólo acusó al PRI y al PRD de estar coludidos porque los choznos de don Plutarco no van a impugnar la candidatura de Encinas, sino que además cree que todos están coludidos para estropearle su reforma laboral, más salvajemente leonina que nunca.

Sí, ya veo a los del PRIcámbrico temprano haciéndosela de tox al Santa Claus en primavera por no vivir en Atlacomulco, para con ese simulacro de desafuero levantarle el rating.

¡Sería como si Los Tigres del Norte apoyaran la prohibición de los narcocorridos! Ah, eso ya ocurrió. Ja.

Me temo que Lozano —ese héroe del proletariado— en el mejor estilo de Lars Von Trier, va a tener que meter la reversa, mami, al ritmo de “La Granja”.

Jairo Calixto Albarran/mileniodiario

 

Deja un comentario