Libia

Libia

Estos días he conocido Libia, por primera vez en mi vida. He oído su canto encegueciendo. Pobre Libia. Ha tenido que pasar frente a nuestros ojos impávidos la tragedia que atenaza a su gente para que yo me enterara de tantas cosas como he aprendido en un día largo, para ellos, corto para nosotros. A quienes sólo miramos, éste puede habernos resultado un día simple. Para ellos es un abismo, pero podría ser una esperanza. Por lo pronto el puro abismo, el puro pasar a merced de un dictador enardecido. Pobre Libia. Tan inmenso territorio es en buena parte un desierto. Pero bajo su arena, al sur del país, hay un lago subterráneo que mide lo mismo que Alemania. Y hay petróleo.

Punto: Varias cosas me han sorprendido ahora. Quien sepa de ellas llámeme necia. Libia fue colonia de Italia desde 1912 hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. El idioma oficial es el árabe, pero también se habla bereber e italiano. Yo nunca he entendido los afanes colonizadores de Italia sobre África. Pero aún ahora siguen ligados por aquella.

Punto y seguido: Berlusconi y Gadafi se volvieron amigos, muy amigos, en los últimos años. Italia y Libia tienen muchos negocios en común. Negocios que cotizan en la Bolsa de Milán y cuyas pérdidas se escondieron ahora alegando problemas técnicos. Son cientos los negocios que hay entre ellos. Dinero italiano invertido en Libia y dinero de Gadafi invertido en Italia. Increíble historia y, para mí, ignorante de mí, completamente desconocida.

Punto y aparte: Libia tiene sólo cinco millones de habitantes. Al terminar la Segunda Guerra Mundial tenía cerca de un millón, casi todos nómadas. Ahora, la mayor parte de ellos vive en sus dos ciudades principales. Trípoli y Bengasi. Al país se le adjudica la más alta esperanza de vida de África continental. Por su PIB per cápita se le puede comparar con México y Argentina. Y nunca ha sido más que una sucesión de dictaduras. Desde 1977 la de Gaddafi. Dictador amparado por el nuevo nombre que le dio a su patria República Árabe Libia Popular Socialista. Todo esto que para Wikipedia no es ninguna novedad, para mí y para muchos otros lo es.

Punto final: Libia tiene 1700 kilómetros de costa sobre el Mar Mediterráneo. Otra sorpresa. Porque a pesar de la globalización y las comunicaciones, cuesta mucho trabajo ver más allá de nuestras narices. A mí, sin duda. Ojalá y a alguien contagia mi actual curiosidad. Pobre Libia. Ojalá y uno pudiera rezar y que de algo sirviera.

Angeles Mastretta/http://lacomunidad.elpais.com/puerto-libre/posts

Deja un comentario