afgana

Una sola fotografía, a veces, adquiere toda la rotundidad de un editorial. Ese es el caso del retrato de Aisha, una mujer que fue mutilada por su marido tras abandonar el hogar conyugal en el que había sido tratada siempre como una esclava. Su rostro, que fue portada en la revista TIME, dio la vuelta al mundo, y hoy su autora, la periodista sudafricana Jodi Bieber, ha ganado el World Press Photo 2011.

afgana

Lo que más destacaría en este retrato es la manera sencilla y discreta en que su autora se acercó al personaje, sin ningún tipo de artificio. En este medio plano, de luz suave y lateral, ha conseguido captar en los ojos de Aisha todo su sufrimiento y valentía, pero sobre todo transmite la dignidad de la mujer afgana, que tanto tiempo se nos ha mostrado oculta tras un burka y no le ha importado a la protagonista contar al mundo lo que le ha pasado, sin ningún tipo de culpa, de miedo ni vergüenza, porque no ha cometido ningún delito. El mensaje es rotundo: las víctimas no son culpables.

Fotografías como esta siempre suscitan debates acerca de la conveniencia o no de su publicación. Pero las imágenes que informan, cuentan y sobre todo llegan a la opinión pública, contribuyen en mi opinión de forma decisiva a denunciar la violencia machista y a luchar contra ella. “Prefiero mostrar a mis lectores la crueldad de los talibanes que contribuir a que la ignoren” dijo en su momento Richard Stengel, editor de TIME, afirmación que suscribo.

Fotografía de Jodi Bieber (Institute for Artist Management/Goodman Gallery para Time magazine)

Marisa Flórez/http://blogs.elpais.com/mujeres/

Deja un comentario