NO ME FÍO DEL PAPA

NO ME FÍO DEL PAPA

Su Santidad el Papa de Roma, cabeza de la Santa Madre Iglesia, Católica, Apostólica y Romana y sucesor de Pedro el Zebedeo más que el máximo dirigente de la iglesia, parece un auténtico actor de Holliwood. Siempre que lo veo por la televisión tengo la impresión de que este señor está actuando. Mide cada uno de sus movimientos fríamente, controla a la perfección dónde están las cámaras de televisión que le están filmando. Con la cabeza gacha, en actitud de orar, va controlando con los ojos todo lo que ocurre a su alrededor. Fíjense bien y verán como sus ojos no paran de moverse en todas las direcciones mirando, observando. Siempre va impecablemente vestido, el cuidado de su imagen es exquisito. Vivimos en una sociedad donde la imagen proyectada es importantísima y él lo sabe, por eso la cuida tanto.
Toda su vida trabajó para ser Papa, supo acercarse a su antecesor y hacerse imprescindible para él. A partir de ahí colocó a sus peones para conseguir ganar la votación el día que se tuviera que elegir un nuevo Papa. Y lo consiguió. Un poco tarde, pero lo consiguió. Ahora sólo le queda disfrutar del trabajo hecho durante toda su vida, hasta que dios, o el diablo, le llame a su seno.

http://corp-asangrefria.blogspot.com

Deja un comentario