La magia del cine porno

Que nadie se llame a engaño, todo está trucado: sólo se graba una embestida y luego en montaje se repite muchas veces. En cuanto a las corridas, el esperma humano normal no se ve en cámara, así que se utiliza una mezcla de leche espesada con maicena o levadura, mezcla que se introduce por la uretra del actor para que sea su eyaculación natural la que propulse el grumo. A veces (no siempre lo permite el ángulo de cámara) se utilizan dispositivos de eyección artificiales, en ese caso la polla se pone en primer plano para falsear su tamaño y a la vez ocultar el dispositivo:
La magia del cine porno

La mayor parte de estos planos en los que no se ve la cara del hombre se graban utilizando un maniquí:

La magia del cine porno

Y casi todas las mujeres que aparecen no son en realidad mujeres, sino recortes de revistas metidos en bolsas de plástico, apiladas y sujetas entre sí con un alambre.

Del blog de: El Hombre de la Pústula

Deja un comentario